Santillán: “La gente no denuncia porque tiene miedo a perder el empleo”

- 06 de septiembre de 2018 - 00:00
Pablo Santillán. Asesor parlamentario
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

Los pagos son a cuentas de otros funcionarios, a través de giros o en efectivo. Así lo señala este exasesor.

Está en la biblioteca de la Asamblea. Él conoce muy bien el mundo parlamentario porque ha trabajado allí durante 25 años. Pablo Santillán, asesor del legislador de CREO, Fabricio Villamar, conversó con este diario sobre los “diezmos” que se cobran en el Parlamento. También critica la práctica de contratar a hermanos de otros funcionarios o asambleístas.  

El asambleísta de CREO, Fabricio Villamar, presentará hoy un proyecto de resolución para pedir la investigación de los diezmos que cobran los asambleístas...
Hemos llamado a eso el impuesto al trabajo, que viene desde la época de la partidocracia. El anterior Gobierno decía que iban a eliminarlo, pero hemos visto que se lo hacía con fuerza. Me refiero a la parte porcentual que les descuentan a los funcionarios en varios despachos. Tenemos denuncias, videos, fotos, audio, chats, e impresiones de transferencias bancarias. Estas no se hicieron a nombre de los asambleístas, sino del personal que trabaja con ellos. También les han pagado en efectivo.

¿Por qué no se han denunciado estos hechos?
La gente tiene miedo a perder el trabajo. Me cuesta creer que tengamos representantes de ese nivel. Que se llenan la boca hablando de Dios, de los trabajadores y afectan el bolsillo de sus propios colaboradores, aprovechándose de su necesidad.
He conocido historias desgarradoras, pero la necesidad de tener un trabajo, la afiliación al IESS, ha hecho que caigan en esas prácticas.

¿De las denuncias que han recibido se puede visualizar que hay pipones en la Asamblea?
Hay despachos que en las nóminas están con cupo lleno, pero sus funcionarios no acuden a laborar. Son pipones, sus remuneraciones son endosadas en efectivo a beneficio de los asambleístas.

¿Esto es parte de la corrupción que se ha denunciado contra el anterior gobierno?
Es el andamiaje que armaron ellos para tapar la corrupción. Pero se puede hacer pública a través de los medios de comunicación. Tengo fotos de las transferencias bancarias destinadas a sus colegas para que ellos a su vez las entreguen a los asambleístas.

Hace una semana este diario publicó el reportaje de los hermanos que trabajaban en la Asamblea anterior. Usted fue mencionado allí...
Me llamó la atención porque no se compadece con la realidad. Soy un funcionario de 25 años en el Parlamento, de ellos 15 como funcionario de carrera. Mi hermano trabajó en la Asamblea alrededor de 8 meses con Richard Calderón, de AP, en la administración de Gabriela Rivadeneira.

Eso no tiene nada que ver con mi vinculación a la Función Legislativa. Fue una ingrata coincidencia de mi propio hermano. A mí en la presidencia de Fernando Cordero, de AP, me separaron del cargo en la Dirección de Servicios Parlamentarios.

En la Asamblea hay otros casos, una especie de pago a cuotas políticas, de hermanos y primos. Hay un sobrino del esposo de Rivadeneira, que trabajaba en Comunicación. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: