Trujillo, una figura de la democracia moderna del país

- 21 de mayo de 2019 - 00:00
Foto: Archivo / El Telégrafo

Cientos de personas llegaron al velorio de Julio César Trujillo en la Universidad Católica de Quito. Su legado en la lucha contra la corrupción, en política desde el retorno a la democracia, como jurista y académico, es recordado. Para hoy está previsto su sepelio.

Los arreglos florales llenaron el auditorio de la Universidad Católica de Quito. Allí se levantó una capilla ardiente para recibir a cientos de personas que querían despedirse de Julio César Trujillo.

Su familiares y amigos se confundían con las principales autoridades de los poderes del Estado que querían expresar sus condolencias por la muerte de quien fuera un ejemplo de trabajo y lucha contra la corrupción.

Trujillo nunca dudó cuando lo propusieron para liderar el Consejo de Participación Ciudadana Transitorio. Este organismo tenía el objetivo fundamental de evaluar y cambiar las autoridades de control y de justicia del país, que fueron nombradas en la década de Rafael Correa.  

Una labor dura para cualquiera.  Pero como recordó su compañero en esta tarea, Xavier Zavala Egas, lo hizo mostrando ser un “jurista de quilates, agudo políticamente, tolerante con las discrepancias, respetuoso y afable. Una persona decente”.

Bajo su mando la mayoría de sus decisiones del Consejo de Participación Ciudadana se decidieron por unanimidad. Para llegar a estos acuerdos el carácter de Trujillo era decidor y su voz era respetada por el resto de vocales del organismo.

Pablo Dávila, integrante del Consejo Transitorio, está contento de haber compartido con su maestro universitario la difícil tarea que emprendió en la última etapa de su vida.

Dávila aseveró que la virtud de Trujillo fue siempre expresar sus opiniones de manera transparente. No dudó en hablar cuando estaba en contra de alguna decisión, pero al final, para él, primaba  el beneficio del país.

El catedrático y fundador del Partido Socialista, Enrique Ayala Mora, reconoció en Trujillo un mentor que reivindicó a los sectores sociales. “Siempre apoyó al frente unitario de trabajadores, desde sus primeros años, y fuimos compañeros en la Asamblea Constituyente”.

También fue de los primeros profesores de la Universidad Andina. “Nos entregó su biblioteca de Derecho”. A pesar de su edad (88 años) la actividad intelectual la mantuvo activa siempre.  

Ayala confirmó que en los próximos días presentarán un libro sobre Derecho Constitucional que Julio César alcanzó a terminar días antes de fallecer. De esta manera, el legado de Trujillo seguirá latente por muchos años en el país. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: