18 mujeres boxean en Las Malvinas

La escuela de box de la fundación Date un Chance reúne todos los días a 18 mujeres, en Las Malvinas. Entre ellas están las hermanas Estrada.
07 de marzo de 2020 00:00

Las hermanas Estrada tienen al box como una herramienta para fortalecer su disciplina. A pesar de su corta edad sueñan con convertirse en deportistas profesionales, ayudar a su familia y representar internacionalmente al país.

Karla, Jeimy, Valentina y Ashley entrenan todos los días a doble turno en la escuela de box de la fundación Date un Chance, en el sector Las Malvinas, sur de Guayaquil.

Iniciaron su preparación en noviembre y desde entonces han desarrollado un estilo propio. Ello las ha llevado a representar a la escuela en varios eventos locales, destacando por su fortaleza y agilidad en el cuadrilátero.

Su próxima competencia será hoy cuando disputen el Torneo Amistad, organizado por la Liga Cantonal de Milagro. En este evento participarán Karla (15 años), Jeimy (14 años) y Ashley (11 años), mientras que Valentina sigue en su fase de entrenamiento.

Karla, la mayor de las niñas, tiene un agradecimiento especial por la fundación. Por eso, todos los días ayuda con la limpieza del lugar. “Es que debemos practicar en un lugar limpio, además tenemos que colaborar con la escuela. Nadie me pide que lo haga, lo hago porque lo deseo” le contó a EL TELÉGRAFO la tarde del jueves pasado antes de empezar su práctica vespertina.    

Ella, al igual que su hermana Jeimy, desea ser boxeadora profesional. Para eso trabaja todos los días y se esfuerza para que su madre la siga apoyando, ya que debe estar bien en los estudios para poder subir al cuadrilátero.

Aunque un tiempo dejó de entrenar a pedido de su padre (cuando vivió con él), no ha perdido la técnica del deporte y solo le falta recuperar el físico.  

Mientras que Jeimy -que tuvo como motivación inicial aprender a defenderse- tiene como modelo a seguir a la exluchadora norteamericana Nikki Bella. Otro de sus sueños es ingresar a la universidad y estudiar Medicina. 

Un pilar fundamental en la formación integral de las hermanas Estrada es su madre, Heidy Valencia. Además de las cuatro boxeadoras, en su casa vive su hija mayor de 16 años, pero que no practica el deporte.

Valencia, de 30 años, es madre soltera y trabaja todos los días desde las 07:00 hasta las 14:00 en un cáterin (empresa de servicio de comida), en el sur de Guayaquil. Para ella es importante que sus hijas practiquen el box, pero explica que para eso deben ganárselo con su disciplina.

“El box les ha ayudado a disciplinarse más. Ellas saben que si bajan en las notas del colegio no pueden venir a entrenar. Incluso una de ellas -cuando no estaba en el boxeo- perdió el año en el colegio, pero este año lo pasó sin quedarse supletorio”. 

Ella se considera la primera fanática de sus hijas. A todos los eventos donde van las acompaña y les da aliento. Incluso asegura que si desean ser profesionales las apoyará incondicionalmente.

Heidy reconoce que es un desafío criar a sus cinco hijas sola, en un sector con muchos peligros. Por eso tiene diseñado todo un esquema de responsabilidades para poder acompañar sus actividades.

“Por ejemplo, en la nevera pegué un horario y ahí escribo qué días y a quiénes les toca una actividad como limpiar baño, barrer la casa, arreglar la cocina, la sala, etc. (...) De la misma manera les tengo tomado el tiempo que se deben demorar en la tienda: cinco minutos. Si están en la calle yo estoy sentada en la vereda”.

Las Malvinas está ubicada en una de las 21 zonas más críticas de Guayaquil, según un informe de 2018 elaborado por el Servicio Integrado de Seguridad ECU-911, el mismo que se basó en la cantidad de denuncias y llamadas realizadas por los ciudadanos. 

En ese sentido, explica Valencia, lo más difícil es controlar el ambiente y el lugar, por esa razón apoyará permanentemente para que sigan practicando el box.

Pero las hermanas Estrada no son las únicas que practican box en la fundación Date un Chance. A ellas se suman otras 14 mujeres: el año pasado el número llegó a 30. 

Jorge López, director de la Escuela, explica que existe una tendencia en que el número de boxeadoras suba en las próximas semanas, especialmente en las edades de 12 a 17 años.

La escuela de box de la fundación Date un Chance cuenta en total con 70 estudiantes que se dividen en dos turnos de prácticas, según su disponibilidad. En la mañana, de 09:30 a 11:00 entrenan bajo la dirección de Luis Boya; y en la tarde, de 15:00 a 17:30, trabajan bajo la supervisión de Luis Castillo. (I)

Te recomendamos

Las más leídas