19.000 kilómetros para visibilizar a las mujeres

- 27 de agosto de 2019 - 00:00
La ecuatoriana María Paola de la Torre prevé pedalear hasta 100 kilómetros diarios como máximo, mientras entrega sus conocimientos sobre la mujer en diversas comunidades.
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

María Paola de la Torre realizará un viaje desde México a Argentina, en bicicleta, con su proyecto Bicíclica. Su travesía durará tres años.

Un recorrido en bicicleta que empieza en México y termina en la punta sur del continente americano, en Ushuaia. Son más de 19.000 kilómetros con la intención de atravesar América, pero no solo con un fin recreativo.

El recorrido del proyecto deportivo de María Paola de la Torre tiene un objetivo central: profundizar los conocimientos sobre partería tradicional y ciclos femeninos, algo en lo que se ha especializado.

Para ello viajará hasta México y desde ahí empezará su recorrido en dos ruedas. En su viaje pretende pasar por diversas comunidades para dar visibilidad a las mujeres. Su proyecto nació desde la bicicleta, pues ella considera que es “una gran herramienta por la lucha de equidad de género”.

Ella nombró a su plan Bicíclica, con un juego de palabras de bicicleta y ciclos, justamente lo que envuelve al viaje que emprenderá desde septiembre. El recorrido tendrá una duración de tres años; un año y medio hasta Ecuador y otro año y medio hasta Argentina.

“La esencia del proyecto es creer en la capacidad del cuerpo; no hay otra manera de recorrer el continente que moviéndose una misma”.

El recorrido no es una carrera contra el tiempo. Ella prevé hacer hasta un máximo de 100 kilómetros diarios y a partir de las 16:00 empezar a buscar el alojamiento para pasar la noche. En medio de su recorrido es cuando se detendrá para compartir su experiencia en el tema y absorber conocimientos nuevos.

María Paola está ansiosa de que su travesía arranque lo más pronto posible, después de casi un año planeándola y poniendo todo a punto para el recorrido. Ella recibió respaldo de la empresa privada, como Reebok, que la proveyó de indumentaria  deportiva para su viaje.

Es que armar su equipaje es un aspecto importante del plan, pues debe viajar con lo mínimo para que el peso no sea excesivo en las alforjas y maletas que lleva.

Además, tendrá una cámara y una computadora para  registrar el recorrido y levantar la información que consiga en el camino. La intención, al finalizar los tres años de viaje, es hacer un documental y publicar un libro sobre el objetivo central del proyecto.

“Esto es un proyecto de vida, no solo un viaje. Es la magia de ser cicloviajera, porque llamas la atención de la gente y te quiere ayudar para seguir tu trayecto. Hay que creer en el viaje y en la fluidez de la ruta”.

El financiamiento ha sido la parte complicada para organizar y concretar su proyecto. Ella recurrió a una plataforma de crowdfunding para conseguir recursos económicos y los detalles se pueden encontrar en su página web www.biciclica.com.

Desde que lanzó su campaña, varias mujeres la han contactado de varios países por los que pasará, para ofrecerle ayuda u hospedaje para que continúe con su travesía.

Será la primera vez que afronte un recorrido diario tan largo, pero siente que se ha preparado bien. Ella se entrena en el chaquiñán de Tumbaco, cerca de donde reside, además ha hecho viajes al Cotopaxi y a la localidad de Mindo para fortalecerse.

La bicicleta siempre ha estado vinculada a ella, pero en esta última parte de su vida tuvo que desempolvarla y adaptarse nuevamente a ella. La concepción del proyecto también tiene que ver con la movilidad sostenible y dando visibilidad a un transporte alternativo.

En septiembre empezará su recorrido desde el norte hacia el sur, para enriquecerse de experiencias de otras mujeres y aportar desde sus conocimientos en lo que ella maneja. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: