"El rol de los hombres en las luchas por la igualdad es clave"

- 15 de marzo de 2020 - 00:00
"El desequilibrio en la dedicación a las tareas de cuidado entre mujeres y hombres es un tema que tratar”.
Foto: Alvaro Pérez / El Telégrafo

Desde su punto de vista, la eliminación de los estereotipos de género en el deporte y el cierre definitivo de brechas salariales son fundamentales para lograr equidad.

Bibiana Aído Almagro (España) en la actualidad es Representante de ONU Mujeres en la Oficina de Ecuador. Cuenta con una amplia experiencia en la organización, a la que se vinculó en 2011.

En ONU Mujeres, Aído se ha desempeñado como Asesora de Programas para las Américas y el Caribe y fue asesora especial para la primera directora ejecutiva de la organización Michelle Bachelet entre 2011 y 2013.

Antes de su incorporación a ONU Mujeres, Bibiana Aído ocupó posiciones de alto nivel en el Gobierno de España como Secretaria de Estado de Igualdad y Ministra de Igualdad durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Por eso, Aído es una voz autorizada para analizar los retos de la mujer en el deporte.  

Desde su punto de vista, ¿cuáles son los principales retos y desafíos de las mujeres ecuatorianas y de la región en
el deporte?  

Casi en todo el mundo los desafíos que enfrentan las mujeres en el deporte son los mismos: por ejemplo, aún hoy muchas niñas que practican deporte durante su infancia dejan de hacerlo entrada la adolescencia, pues los espacios públicos dedicados al deporte se convierten en lugares masculinizados.

En el ámbito profesional siguen enfrentando una brecha salarial muy significativa; además de que ellas acceden con menor frecuencia y facilidad a los programas de formación de atletas de alto rendimiento.

Si bien se han hecho avances muy importantes en la incorporación de las mujeres en disciplinas deportivas, como el fútbol o el básquetbol, aún hay muchos obstáculos que deben superarse.

Uno de los temas más recurrentes es la falta de tiempo de las mujeres para dedicarse al deporte. El desequilibrio en la dedicación a las tareas de cuidado entre mujeres y hombres sigue siendo un tema que tratar.

¿Es posible afirmar que existe actualmente igualdad de género en el deporte?

No. Ciertamente hay adelantos, pero afirmar que se ha alcanzado la igualdad de género no es posible, ni en este ni en ningún otro ámbito.

Para empezar, se deberían revisar los porcentajes de participación de las mujeres en las esferas de toma de decisiones a nivel mundial.

Por ejemplo, apenas hace un par de años pudimos ver a la primera mujer arbitrar un partido de fútbol profesional, eso dice mucho de su presencia en un deporte de impacto y difusión mundial.

ONU Mujeres tiene, a nivel global y nacional, memorandos de entendimiento con la FIFA para trabajar en la participación de las mujeres en las ligas profesionales del fútbol, para eliminar la violencia y la discriminación de género en las canchas y los estadios; para promover una mayor participación de mujeres en los niveles directivos de estas ligas, entre otras cosas.  

¿Cómo se puede lograr esa igualdad de género tan anhelada en el deporte?

Una de las principales acciones que se debería tomar es garantizar la seguridad de las jóvenes deportistas, la eliminación de los estereotipos de género en el deporte; el cierre de brechas salariales y de formación de atletas y deportistas de alto nivel.

Mire usted, Ecuador tiene campeonas en marcha, natación, escalada, pesas. El país tiene una Gran Maestra de ajedrez, e incluso una luchadora.

Todas medallistas internacionales; y aun así los medios de comunicación hablan poco de sus triunfos y sus historias. Uno de los grandes retos en el mundo del deporte es hacer visibles los logros y los triunfos de las mujeres sin invisibilizar sus nombres o sus carreras.

En Estados Unidos las jugadoras de la selección de fútbol mantienen una lucha para que la federación de ese país iguale sus sueldos con los de los hombres, ¿qué opina usted al respecto y es posible que eso ocurra en Ecuador?

La lucha por la igualdad salarial debe darse, en los deportes y en todos los ámbitos profesionales y de desempeño laboral.

Le pregunto: ¿Estaría usted de acuerdo en ganar 75 centavos de dólar menos que sus colegas mujeres, teniendo las mismas capacidades? No, ¿verdad? Entonces, ¿por qué las mujeres deben ganar menos que sus pares hombres?  

Es una lucha que deberían dar hombres y mujeres en el deporte. El rol de los hombres en las luchas por la igualdad es clave, Imagínese usted que un equipo de fútbol profesional se niegue a jugar mientras no se equiparen los salarios con sus pares mujeres.

Sería muy importante, obligaría a las dirigencias, federaciones, clubes, a pensar qué se está haciendo mal.  

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada por los líderes mundiales en 2015, ha establecido la hoja de ruta para alcanzar la igualdad de género para 2030, y reconoce explícitamente el deporte como un elemento importante para el desarrollo y el empoderamiento de las mujeres.

¿Es posible cumplir con ese objetivo en los próximos 10 años?

Claro que es posible. Las nuevas generaciones vienen con la voluntad y la esperanza del cambio. Hay que impulsar esta determinación y hacer todo lo posible para acelerar el cambio.

Quedan solamente diez años. Y las preguntas deberían ser: ¿Qué compromiso va a asumir el mundo del deporte para alcanzar la igualdad? ¿Cómo se va a transformar el negocio del deporte en un factor de desarrollo?

¿En qué consisten el programa One Win Leads to Another, desarrollado por ONU Mujeres y Women Win?

El programa One Win Leads to Another se inició justamente en las Olimpiadas de Río de Janeiro, para brindar a las adolescentes que viven en contextos de vulnerabilidad social la oportunidad de ir a una de las 16 villas olímpicas participantes a practicar deportes, y de asistir a un taller de género donde se emplea el deporte como herramienta para reducir las desigualdades de género. Y para que las niñas aumenten y mantengan la confianza en sí mismas.

El programa, presente en 25 países y con la participación de 217.000 niñas y mujeres jóvenes, fue creado por la entidad socia de ONU Mujeres Women Win, y adaptado para quedar como legado en Brasil luego de la celebración de los Juegos Olímpicos.

El programa ha demostrado que mejora la confianza de las niñas en sí mismas, como también sus conocimientos sobre salud sexual, derechos, finanzas y empoderamiento. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP