Egloff, en cuenta regresiva por récord en Denali

- 01 de mayo de 2018 - 00:00
Karl Egloff, de 37 años, integrante del Team Movistar de Aventura, entrena con raquetas en el Cayambe; con esa implementación subirá al Denali.
Foto: cortesía

Junto con su mentor, Nicolás Miranda, el quiteño ultima detalles para conquistar el techo de Norteamérica, uno de los macizos más peligrosos del planeta.

Acostumbrado a romper las barreras de lo imposible, Karl Egloff alista equipaje para una nueva aventura: imponer el nuevo récord de ascenso en speed climbing en el Denali, que con 6.190 metros de altura es la montaña más alta de América del Norte.

Ni los 40 grados bajo cero o hasta menos, ni la densidad de la nieve, ni ser uno de los nevados con mayor cantidad de grietas, ni la espesura de la neblina hacen desistir al ecuatoriano.

Acompañado por su mentor, el experimentado Nicolás Miranda, Egloff define los planes que lo llevarán a subir y bajar en velocidad uno de los nevados más peligrosos del planeta.

“Partiremos a Alaska el 16 de mayo y estimamos arribar el 19; llegaremos en una avioneta que nos dejará en el parque nacional y reserva Denali, donde realizaremos labores de aproximamiento, exploración y aclimatación”, detalla.

Al ser un pico de condiciones muy diferentes a las de las elevaciones ecuatorianas, él y Nicolás han tratado de acoplarse a lo que les ofrece el medio, encontrando en el Cayambe un macizo parecido, pero para nada equiparable.

En el gigante norteamericano el espesor de la nieve lo obligará a correr con raquetas, portar una sierra especial para cortar los bloques de hielo y nieve, una cocineta “blindada” para las bajas temperaturas y una carpa “antibombas”, como suelen decir los montañistas, pues soporta el viento, las tormentas y las bajas temperaturas, impidiendo que relojes y dispositivos electrónicos se congelen. 

“Son carpas pequeñas, donde entran dos personas; son diseñadas así para conservar el calor. Si las condiciones del clima son malas, uno no solo se expone a quedarse allí horas o días, sino semanas. Una situación así te obligaría a pasar sentado, comiendo... se perdería el tiempo, el entrenamiento”, cita el capitalino.

Nicolás Miranda menciona que irá para ser el compañero de cordada de Egloff durante la fase de reconocimiento, marcar la hoja de ruta y detectar grietas, puentes de hielo y otros obstáculos. Alquilará un par de raquetas con la finalidad de cumplir la fase de adaptación con Karl.

Según la página carrerasdemontana.com, en junio de 2014, el español Kilian Jornet ascendió y bajó el Denali en de 11 horas con 48 minutos (11h48m), batiendo la marca del estadounidense Ed Warren, que en 2013 hizo 16h46m.

Ambos descendieron con esquís, algo que Egloff no imitará, “mi objetivo primario es romper el récord de ascenso de Kilian (9h45m) y hacer un crono diferente al retornar, sin esquiar”.

Cumbre y sol

→ Por el cuarto summit. Si  Karl  consigue el récord de ascenso-descenso en el Denali, sumará su cuarta marca mundial dentro de su proyecto Seven Summits, que busca imponer los récords en las montañas más altas de cada continente.

→ 3 récords globales reúne Egloff en speed climbing: Kilimanjaro, Aconcagua y Elbrus.

→ Respeto por la montaña. El Denali, conocido también como McKinley, tiene 6.190 metros de altura, 27 kilómetros de ascenso y 4.700 metros de desnivel positivo. El ecuatoriano aspira a cumplir el récord entre el 25 y 28 de mayo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: