Hurtado mejora técnica y movimientos para tomarse una revancha

- 20 de julio de 2018 - 00:00
El técnico ecuatoriano Javier Cayambe (i) ha pulido la técnica de marcha del atleta David Hurtado, desde 2013, cuando lo tomó bajo su tutela.
Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

El marchista ecuatoriano David Hurtado consiguió la medalla de plata en la prueba de los 10.000 metros en el Mundial Sub-20 de Finlandia; este triunfo fue sentido como una revancha tras la descalificación en el Campeonato Mundial de Marcha Atlética por Equipos Taicang 2018 (China).

“Era una revancha conmigo mismo, para superar miedos y expectativas de muchas personas, entonces sí fue un desquite”, mencionó el marchista quiteño, de 19 años, quien fue superado apenas por seis milésimas por el chino Yao Zhang y fue la foto finish la que determinó al ganador.

Esa mejor presentación en Tamperé (Finlandia) se dio gracias a un trabajo previo para mejorar la técnica de caminata de Hurtado, que fue realizada en Granada (España) con el destacado marchista español Paquillo Fernández, medalla de plata en los JJ.OO. de Atenas 2004, por recomendación del campeón olímpico ecuatoriano Jefferson Pérez.

En Granda, David se sometió a varios análisis técnicos. “Sabíamos de nuestras falencias, pero no teníamos nada técnico o científico que nos permita resolverlas. Entonces allá especialistas biomecánicos y en caminata nos ayudaron para mejorar cosas como oscilación de brazos, no perder el contacto con el suelo y fortalecer músculos específicos de la caminata”, dijo Javier Cayambe, entrenador del “tricolor”.

Una vez determinados los errores, tanto entrenador como marchista empezaron a trabajar en “la zancada del paso, la frecuencia, el ritmo medio a diferentes tipos de velocidades entonces fue una planificación que lo realizamos para mejorar la técnica”, añadió David, quien estudia Administración de Empresas en la Universidad de las Américas (UDLA).

Ahora el trabajo se enfoca en pasar a la categoría superior. “En seis meses David estará compitiendo en sénior y dentro de ella tenemos como meta clasificar a los JJ.OO. de Tokio 2020, donde aspiramos a que el marchista gane experiencia para luego, en Los Ángeles 2024, llegar a su pico máximo de nivel y conseguir sitiales estelares”, aseguró Cayambe. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: