Violentas protestas en Afganistán por afrenta al Corán

23 de febrero de 2012 - 08:10

Al menos cuatro manifestantes fallecieron y una veintena resultaron heridos en Afganistán hoy, en la tercera jornada de violentas protestas contra la profanación del Corán por parte de militares de la OTAN.

En la provincia sureña de Uruzgán, dos personas murieron y once fueron heridas, entre ellas cinco soldados afganos, en dos protestas que reunieron a unas 2.000 personas en los distritos de Dihrawud y Tirin Kot, según fuentes policiales.

Poco antes, una persona murió y siete sufrieron heridas por disparos de soldados de la Alianza Atlántica contra un grupo de manifestantes que intentó asaltar una base en la provincia oriental de Nangarhar, dijo un responsable de Policía, Mohamed Hassan.

Esta fuente añadió que entre los heridos por el incidente se hallan dos militares de EEUU, quienes recibieron el impacto de las piedras lanzadas por los integrantes de la protesta.

En la provincia de Baghlan, en el norte, un manifestante murió y tres fueron heridos cuando las fuerzas de seguridad repelieron el ataque de cientos de personas contra un cuartel de Policía, según un responsable de la administración local, Amir Gul.

Afganistán vive por tercer día consecutivo manifestaciones que reúnen a miles de personas en diversos puntos del país para protestar por la quema de varios ejemplares del Corán en el interior de la base de Bagram, la mayor de la OTAN en el país asiático.

Con los cuatro muertos de hoy ya son doce las personas que han perdido la vida en las protestas, que se extienden por las principales ciudades y provincias afganas.

Además, un hombre vestido con uniforme del Ejército afgano mató hoy en el este del país a dos soldados de la misión de la OTAN en Afganistán, en un incidente que podría estar vinculado a las protestas.

En un comunicado emitido ayer, los insurgentes talibanes habían pedido a los miembros de la Policía y el Ejército afgano que dispararan contra los soldados de las tropas internacionales como "venganza" por los "años de pena" causados a la "nación inocente".

La misión de la OTAN en Afganistán pidió disculpas tras conocerse el episodio de la profanación, el pasado martes, y hoy informó del inicio de una investigación en colaboración con el Gobierno afgano para determinar con exactitud lo sucedido.

Un equipo conjunto de la OTAN y del Gobierno afgano visitó ayer la base de Bagram, situada en la Provincia de Parwan, para obtener datos sobre el modo en el que las tropas se deshicieron el pasado domingo de una cantidad indeterminada de material religioso.

Según una nota de la OTAN, el propósito de la investigación es descubrir la "verdad que rodeó a los hechos que causaron el incidente", para así "tomar todas las medidas necesarias para impedir que esto suceda de nuevo".

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: