Senado de Estados Unidos confirma a Amy Barret como jueza de la Corte Suprema

La confirmación se logró gracias a los de los republicanos que hicieron valer su mayoría por 52 votos a favor y 48 en contra del ala demócrata.
27 de octubre 09:55

Amy Coney Barrett tomó juramento la noche del lunes 26 de octubre en la Casa Blanca por el juez Clarence Thomas como magistrada de la Corte Suprema de Estados Unidos en una ceremonia al aire libre, poco después de haber sido confirmada por la mayoría republicana del Senado.

“El juramento que tomé solemnemente esta noche significa en el fondo que haré mi trabajo sin ningún temor ni favor y que lo haré independientemente tanto de los poderes políticos como de mis propias preferencias. Amo la Constitución y la república democrática que establece y me dedicaré a preservarla ", prometió Barrett.

Horas antes, el Senado confirmó su candidatura tras una votación sin sorpresas, donde los republicanos hicieron valer su mayoría por 52 votos a favor y 48 en contra, que asegura así una superioridad conservadora en el Tribunal Supremo de 6 a 3.

La senadora republicana Susan Collins se desmarcó de sus compañeros de partido y se unió al voto de los demócratas. La política de Maine había expresado su preocupación y se mostró contraria a la nominación porque consideraba que la votación se estaba celebrando muy cerca de las elecciones.

La propuesta de Barrett para ocupar el puesto de la juez liberal Ruth Bader Ginsburg había generado críticas entre la bancada demócrata que consideraba que el presidente Donald Trump debía esperarse a los resultados de las elecciones del 3 de noviembre basándose en la misma razón, que los comicios eran relativamente pronto.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, manifestó que la entrada de la jueza Amy Barrett al Tribunal Supremo supone un "día memorable" para la historia del país, su democracia, su independencia judicial, y su Constitución; sus palabras fueron pronunciado durante el acto de juramento celebrado en la Casa Blanca.

"Este es un día memorable para Estados Unidos, la Constitución de Estados Unidos y para el Estado de derecho justo e imparcial", ha dicho un presidente Trump que confía en que la jueza Barrett ejerza su función en el Supremo basándose "únicamente en una lectura fiel de la ley y la Constitución", puntualizó el Mandatario. (I)