Congreso de EE.UU. aprueba ley para evitar nueva paralización del gobierno federal, temporalmente

- 30 de septiembre de 2015 - 13:47
El gobierno estadounidense sigue estando limitado por los recortes de gastos que esencialmente han congelado los niveles presupuestarios desde 2011.

La inestabilidad presupuestaria en Estados Unidos continúa. El día previo al inicio del nuevo año presupuestario, el Congreso aprobó el financiamiento del estado federal, pero solo por 72 días ya que la mayoría republicana y la minoría demócrata no han logrado un compromiso duradero sobre los gastos públicos.

El Senado y la Cámara de Representantes, ambos dominados por los republicanos, adoptaron una medida de financiación del gobierno federal hasta el 11 de diciembre, a tiempo para que el ejercicio presupuestario 2016 que comienza el jueves.

"Parece que los republicanos van a evitar por poco cerrar el estado federal por segunda vez en dos años", dijo Barack Obama.

El texto es de carácter temporal, por lo que dentro de 10 semanas habrá un nuevo riesgo potencial de crisis.

La iniciativa evita que suceda lo mismo que en 2013, cuando los funcionarios considerados no esenciales perdieron su empleo durante 16 días como consecuencia de un pulso sobre la reforma del sistema de seguros de salud.

El texto temporal incluye fondos para una gran organización de planificación familiar, Planned Parenthood, algo a lo que se oponía con fuerza el sector más conservador del Partido Republicano.

Los intentos de aprobar un presupuesto que bloquee los fondos para Planned Parenthood fracasaron la semana pasada. Este miércoles, el proyecto fue aprobado en el Senado por 78 votos contra 20, con más de la mitad de los senadores republicanos votando a favor.

Mientras su estrategia fracasaba, el núcleo duro de los conservadores logró lo que considera una victoria crucial: la dimisión del presidente de la Cámara de Representantes John Boehner, perseguido durante años por el ala republicana más derechista que le exigía una acción conservadora más agresiva.

Postergada la amenaza de una paralización de la administración federal, los líderes republicanos están dando un giro para negociar con Obama un acuerdo presupuestario de largo plazo para lo que queda de año fiscal 2016, y posiblemente más allá.

El gobierno estadounidense sigue estando limitado por los recortes de gastos que esencialmente han congelado los niveles presupuestarios desde 2011.

Los republicanos buscan un aumento en los gastos de defensa, mientras que Obama presiona para elevar el gasto en los programas nacionales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: