El puente marítimo más largo estará en el territorio chino

- 08 de julio de 2018 - 00:00
Es la megaobra sin precedentes en China, ya está concluida, pero aún no se abre al público. Sus 55 kilómetros de longitud lo convierten en el paso más largo que atraviesa el mar.
Foto: Jimmy Tapia / El Telégrafo

La construcción reduce el viaje de Zhuhai a Hong Kong de 3 horas a 30 minutos. En ella trabajaron hasta 10.000 hombres de forma simultánea en los diversos segmentos.

El camino parece interminable cuando se recorre el puente Hong Kong-Zhuhai-Macau, el cual enlaza a la ciudad más sureña de China (Zhuhai, en la provincia de Guangdong) con las dos regiones administrativas especiales (Hong Kong y Macau).

Desde las ventanas de los autos y ya desde sus carriles se aprecian las celestes aguas del río de Las Perlas, aunque de una sola mirada no se abarca el inicio y el fin del serpenteante viaducto.

Sus 55 kilómetros de longitud lo convierten hasta el momento en el paso más largo que atraviesa el mar.

Los constructores, que pintaron de blanco los detalles metálicos del paso, colocaron arcos en el centro, en forma de lazos, que simbolizan la unión de este país de 1.390.000.000 habitantes .

Hoy esta megaobra sin precedentes en China, cuya inversión asciende a 120.000 millones de yuanes, ya está concluida, aunque no abierta al público. Las autoridades esperan inaugurarla este 2018 (próximos meses).

Empero, en casos de emergencias, actualmente pueden cruzar por allí ambulancias, vehículos de bomberos y policías. El peaje cuesta entre 150 y 300 yuanes (de 15 a 30 dólares).

La obra
Evelyn Tang, vocera del proyecto Hong Kong-Zhuhai-Macau (HK-Z-M Bridge), precisa que lo edificaron hasta 10.000 jornaleros al mismo tiempo en los diversos segmentos.

La preparación del proyecto tomó seis años y su ejecución ocho. El complejo de puentes consta de cuatro túneles que están a 46 metros bajo el agua (6,7 kilómetros) y cuatro islas artificiales. Los ingenieros tuvieron que desarrollar nuevas técnicas para terminar con éxito el ensamblaje. Por ello, Tang añade que fue como juntar legos gigantes, los cuales se elaboraron por separado en distintos talleres.

En el suelo fueron colocados 150 pilotes y se requirieron de 70.0000 metros cuadrados de asfalto para cubrir 23 kilómetros del primer segmento del puente de mayor longitud. Una capa especial fue puesta para que perdure por más tiempo.

Una de sus islas artificiales, por su amplitud, tiene la apariencia de una pista de aviones. Este sitio, con mirada al mar, será uno de los mayores atractivos turísticos de la nación en los próximos años. Los buses podrán estacionarse sin problemas.

Allí existen oficinas, salones de exposición y baños. Sus numerosos escalones, que conducen a la cima, dan la sensación de edificación histórica. Para darle un toque tradicional se colocó una gigante campana de acero con adornos de dragones (ícono de la cultura del Gigante Asiático).

Los visitantes realizan producciones fotográficas profesionales en el Cantón Tower, la torre más alta de China y la tercera más grande del mundo. Los jóvenes aprovechan para autorretratarse con sus celulares.Los visitantes realizan producciones fotográficas profesionales en el Cantón Tower, la torre más alta de China y la tercera más grande del mundo. Los jóvenes aprovechan para autorretratarse con sus celulares.

Idea de la gente común
En la década de 1980 un comerciante de la zona lanzó el primer pedido de un puente que una a la ciudad de Zhuhai con sus vecinas, pero nadie le hizo caso.

Fue la crisis económica de 1997 la que hizo recordar las sabias palabras de aquel hombre y así incrementar los negocios y estabilizarse.

Yu Lie, director suplente del HK-Z-M Bridge, detalla que ahora se reducirá el tiempo de traslado entre las citadas ciudades. Por ejemplo, el viaje desde Hong Kong a Zhuhai toma actualmente tres horas, pero con la nueva construcción se reduce a 30 minutos.
Sin embargo, más allá del tiempo de traslado, la repercusión económica en el sector será importante.

La obra es un componente de la formación del Área de la Gran Bahía China, cuyo objetivo es convertirse en un polo de desarrollo monetario y de innovación tecnológica, es decir, la competencia de sus similares de San Francisco, New York y Tokyo.

Zhu Qingqiao, vicealcalde de Zhuhai, señala que en la zona, donde residen 600 millones de personas, se mueve el 13% de la economía del país. “Es el área de mayor desarrollo”. En total el proyecto incluye a 11 ciudades.

Los expertos aseguran que el turismo se activará y podrán fácilmente pasar de los faraónicos casinos de Macao a los paisajes y a las compras en Hong Kong, Zhuhai y en las demás ciudades.

Aunque en las tres ciudades citadas tienes tres tipos de pasaportes distintos y hasta se hablan distintos idiomas (cantonés, mandarín y hasta portugués).

El edificio más alto de China
En Guangzhou (provincia de Guangdong) se encuentra Cantón Tower, el edificio más alto de China y el tercero del mundo. Posee 112 pisos, es decir, 1.968 pies y está abierto desde el 1 de octubre de 2010. En 2005 una constructora local la comenzó a levantar en la mitad de esta metrópolis.

Multitudes de visitantes llegan diariamente para conocer de cerca esta infraestructura (las entradas se pueden comprar por internet. Hay paquetes desde 150 yuanes, es decir, desde 22 dólares. Asimismo hay boletos de 60 dólares).

Su arquitecto, de Holanda, contempló en su diseño seis círculos y 26 pilares de aceros que dan forma de estructura ósea humana a la obra.

El ingreso al ascensor es toda una aventura, pues sube tan rápido (90 metros por segundo) que se siente a ratos como si los cabellos se levantaran, mientras los oídos se tapan. Desde su puerta traslúcida se aprecia la ciudad desde lo más alto. Los minutos de la subida se vuelven prolongados.

Los turistas, en su mayoría chinos, son llevados hasta el piso con ventanales. El área, en forma de círculo, ofrece una perspectiva completa de la urbe plagada de construcciones y se aprecia el río de Las Perlas.

Parejas llevan a fotógrafos profesionales para retratarse y otros hacen producciones comerciales. El punto más requerido es una especie de cubo de cristal (con piso trasparente) que sobresale como balcón.  

El turista que se para en ese punto tiene la ilusión de estar suspendido en la nada. Para ingresa allí, gratis, se debe hacer fila y pasar uno a uno. Aunque se puede pagar a una empresa, con un local allí, que lo retrata, imprime sus fotos y entrega un marco por alrededor de 20 dólares. Y las nubes generalmente salen de fondo en las selfies. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: