Profesores en huelga se enfrentan con la policía frente al Congreso de Perú

- 16 de agosto de 2017 - 18:29
Foto: AFP

Cientos de profesores en huelga desde hace más de 50 días se enfrentaron el miércoles con la policía cuando intentaban ingresar al Congreso peruano para pedir que el gobierno atienda sus demandas laborales.

Los profesores provenientes de 18 bases regionales, que no acatan el acuerdo de otras bases con el ejecutivo, recorrieron la principales calles del centro de Lima y se movilizaron desde el ministerio de Educación hasta a la sede del Congreso, donde fueron bloqueados por la policía.

En el parlamento se encontraba la ministra de Educación, Marilú Martens, exponiendo ante la comisión de Educación y Cultura las medidas para lograr un acuerdo con los huelguistas.

"Queremos que la ministra nos atienda, buscamos un diálogo para solucionar nuestras demandas", dijo a la prensa Armando González, uno de los profesores del Sindicato Único de Trabajadores del Perú (Sutep).

La huelga de maestros lleva más de 50 días y en la medida de fuerza están involucradas varias ramas regionales del Sutep que exigen el aumento del piso salarial a 4.050 soles (unos 1.250 dólares), la derogatoria de la carrera pública magisterial, entre otras exigencias.

El coronel Carlos Malaver, jefe de la División de Tránsito, informó que la huelga de docentes generó una inmensa congestión del tránsito en varios distritos de Lima.

El ministerio de Educación hace unos días alcanzó un acuerdo con varios dirigentes regionales para cumplir en diciembre con el aumento del sueldo mínimo para docentes a 2.000 soles (unos 615 dolares), así como en la entrega en ese mismo mes de un estudio donde se detallará el cronograma de incrementos de remuneraciones de la fecha hasta 2021.

Este acuerdo fue rechazado por otros dirigentes regionales, entre ellas Lima, y se mantiene en huelga indefinida y en movilizaciones.

Piden renuncia de ministra peruana de Educación por larga huelga
Parlamentarios de diversas tendencias pidieron hoy la renuncia de la ministra peruana de Educación, Marilú Martens, por una larga huelga de maestros, mientras estos asediaban el palacio legislativo y eran reprimidos por la policía.
Martens informó ante la Comisión de Educación del Parlamento sobre la huelga de maestros iniciada en el interior del país el 15 de junio y los esfuerzos de diálogo que, según dijo, desarrolló su despacho para solucionar el problema con un aumento salarial y otras medidas reclamadas por los profesores.

Reconoció la justeza de las demandas magisteriales y dijo que el gobierno está decidido a seguir atendiéndolas y admitió la grave situación de la educación pública y que Perú es el país con menos presupuesto para la educación en América Latina.

La ministra recibió recriminaciones por no haber resuelto la huelga que, tras el anuncio de las mejoras reseñadas, continuó por exigencias de sindicatos de base de dialogar directamente con el gobierno y no a través de su dirigencia nacional y otros interlocutores.

Martens dijo que el conflicto es complejo por la dispersión sindical del magisterio, donde hay varias facciones que exigen ser reconocidas, y sobre el líder del Comité de Lucha, Pedro Castillo, reveló que integró un grupo de dirigentes que dialogó con ella y exigió ser reconocido oficialmente, en lugar del Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educación de Perú (Sutep).

De otro lado, el primer ministro, Fernando Zavala, reconoció errores por falta de comunicación con los maestros y dijo que el gobierno tiene abiertas las puertas del diálogo al Sutep y a sus bases regionales elegidas orgánicamente, pero no tratará con grupos que, según dijo, generan violencia.

Pese a sus explicaciones, la ministra fue virtualmente vapuleada por parlamentarios de diversas tendencias, como la progresista Marisa Glave, quien dijo que debe dejar el cargo ya que por haber estigmatizado a los maestros al señalar que serían manipulados por grupos subversivos, ha provocado una reacción agresiva.

Martens aceptó de otro lado dialogar con el sector encabezado por Castillo con la mediación de la comisión parlamentaria, mientras ese dirigente permanecía frente al palacio legislativo al frente de miles de huelguistas, exigiendo acceder a la reunión.

Los manifestantes fueron mantenidos a raya por la policía durante varias horas y usó gases lacrimógenos y chorros de agua para dispersarlos, registrándose incidentes en los que varios maestros fueron detenidos.

La expectativa de los maestros por la participación de sus dirigentes en la reunión fue generada, dijo Castillo, por la promesa de darles acceso, hecha por la presidenta de la Comisión de Educación, Paloma Noceda, lo que no se pudo concretar porque la mayoría de los legisladores votaron en contra. (I)
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: