Los independentistas se reparten el control del Parlamento de Cataluña

- 18 de enero de 2018 - 00:00
El nuevo presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, de ERC (centro), los vicepresidentes Josep Costa de JxCat (3izq.) y José María Espejo-Saavedra de Ciudadanos (3der.).
Fotos: AFP

El candidato de Esquerra Republicana (ERC), Roger Torrent, fue posesionado como titular de la legislatura. Aún no aclara si permitirá la investidura como presidente del exiliado Carles Puigdemont antes del 31 de enero.

El bloque independentista acabó ayer de un plumazo con cualquier especulación sobre la política que aplicará en las instituciones catalanas.

En la primera sesión celebrada por la cámara autonómica tras su obligada disolución del 27 de octubre pasado, el candidato de Esquerra Republicana (ERC), Roger Torrent, fue investido como presidente del Parlamento por mayoría simple en segunda votación. Esto ocurrió después de que no alcanzó los votos necesarios en la primera ronda y no sumó los cinco apoyos de los diputados independentistas exiliados en Bruselas, entre ellos el de Carles Puigdemont.

Tal y como se esperaba, los dos partidos más antisoberanistas, Ciutadans (C’s) y PP, cumplieron sus promesas de presentar batalla desde el primer momento al atacar el voto delegado de Oriol Junqueras, Jordi Sánchez y Joaquim Forn, los tres diputados electos que permanecen encarcelados tras los sucesos de octubre.

La candidata más votada en las últimas elecciones, Inés Arrimadas, pidió en vano suspender la decisión de la mesa del Parlamento de permitir el voto delegado a los tres electos en prisión, lo que a la postre resultó decisivo para inclinar la balanza hacia el lado independentista. La reclamación finalmente cayó en saco roto tras el desmarque mostrado por los 17 parlamentarios socialistas.

Una de las sorpresas que contribuyó a rebajar la tensión con la que se llegó a esta cita fue la renuncia de Puigdemont y de los cuatro diputados electos que lo acompañan en Bruselas, todos con una orden de detención nacional por el referéndum soberanista del 1 de octubre, a reivindicar el voto delegado para ellos.

Ayer anunciaron que prefieren retrasar este debate para la inminente sesión de investidura del nuevo presidente de Cataluña, una opción a la que aún aspira obsesivamente Puigdemont pese a la negativa de que pueda hacerlo por vía telemática anunciada por el equipo jurídico de la cámara catalana.

Sin embargo, la investidura de Roger Torrent como responsable de la mesa del Parlamento es parte del intercambio de apoyos entre Junts per Catalunya (JxCat), ERC y los 4 diputados de la CUP, para allanar el regreso al poder del expresidente, hoy exiliado en Bélgica. Cómo lo hará, si es que lo intenta, sigue siendo uno de esos misterios insoldables que esconde el mundo de la política en España.

En los próximos días se fijará la fecha para celebrar el pleno de investidura, aunque todo indica que será antes del 31 de enero. El gobierno de Mariano Rajoy señaló que volverá a activar todos los recursos legales a su alcance para impugnar el nombramiento de su encarnizado rival.

El propio Torrent, que a sus 38 años es el político más joven en desempeñar ese importante cargo, corrigió ayer la decisión de ERC al asegurar que la decisión última de la investidura de Carles Puigdemont corresponde a los letrados del Parlamento y no a su partido.

A pesar de su declaración de intenciones sobre la necesidad de devolver la normalidad política a Cataluña, Torrent aprovechó su primer discurso oficial ante el Parlamento para denunciar que sigue vigente la intervención del autogobierno catalán por parte del Gobierno español, algo que calificó como inadmisible en el siglo XXI.

“Ante este escenario sin precedentes democráticos, el primer paso es poner fin al bloqueo de las instituciones de forma inmediata y recuperar la normalidad para prestar el servicio que reclaman los ciudadanos”, señaló. (I)

Ciudadanos sostienen carteles en los que se leen ‘Libertad’, en una protesta fuera del Parlamento catalán, durante la sesión inaugural de la entidad en la ciudad de Barcelona.


Roger Torrent, un separatista duro y sin concesiones
Roger Torrent i Ramió (19 de julio de 1979, Sarrià de Ter) ha sido elegido como el decimoquinto presidente del Parlamento de Catalunya, el más joven de la historia de la institución catalana. A pesar de sus 38 años, Torrent no es una cara desconocida para la ciudadanía catalana.

El actual alcalde de Sarrià de Ter (Girona) es un hombre de partido y político profesional, criado y madurado dentro de las filas de Esquerra Republicana y con, al menos, una de las virtudes sugeridas por su antecesora, Carme Forcadell: Llega “sin procesos judiciales abiertos”. Es netamente secesionista, sin concesiones.

Torrent será el séptimo representante de Esquerra Republicana de Catalunya en presidir el Parlamento, si tenemos en cuenta que Carme Forcadell lo hizo en nombre de JxSí.

Tiene formación de politólogo por la Universitat Autònoma de Barcelona, con un máster en estudios territoriales y urbanísticos por la UPC y la UPF, además de un postgrado en comunicación política. Ha actuado como uno de los portavoces de JxSí en la pasada legislatura y, dentro de sus actuaciones, una de las más recordadas es la que pidió la votación secreta en la declaración unilateral de independencia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: