Exreos denuncian asedio en Nicaragua

- 18 de junio de 2019 - 00:00
Las protestas, que ya cumplieron un año en abril, exigen la salida del presidente Daniel Ortega, quien tiene 12 años en el poder. Los opositores piden adelanto de elecciones con seguimiento internacional, el Gobierno alarga la solicitud.
Foto: el-carabobeno.com

Una comerciante acusa que la despojaron de su casa y que incendiaron su bodega con mercancía. Unos feligreses fueron atacados por asistir a una misa de acción de gracias por la liberación de los presos políticos en Nicaragua.

Irlanda Jerez salió de la cárcel la semana pasada.  Su delito: protestar contra el presidente Daniel Ortega, hoy denuncia vivir en asedio.

La líder de comerciantes acusa que grupos armados oficialistas sacaron a su esposo a golpes y la despojaron de su hogar. Además, que incendiaron su bodega con mercadería. Ahora Jerez teme por la vida de su familia.

Según Diario El País, la comerciante se paseaba con una camiseta con la leyenda “No le pago impuestos al Estado”,  dentro del Mercado Oriental, un monstruo de 28 hectáreas. Ahí exigía con megáfono el fin del gobierno de 12 años de Ortega.

El 18 de julio de 2018 su postura la llevó a la cárcel. Estuvo desnuda dos días soportando los interrogatorios en El Chipote. Luego fue trasladada a la cárcel La Esperanza, donde resistió 329 días. Ortega ordenó su libertad el 11 de junio tras promulgar una ley de amnistía.

Luego de la liberación de ella y otras 55 personas, la mayoría líderes o representantes de movimientos sociales, denuncia el asedio.

El domingo la policía reprimió a los feligreses que asistieron a una misa de “acción de gracias” por la liberación de los presos políticos.

Medardo Mairena, coordinador del Movimiento Campesino, también denuncia torturas. “Querían que admitiera que fui a un pueblo vestido de cura a organizar una matanza a policías. Me decían: ‘tenemos las pruebas’. Les dije: “si tienen, ¿para qué necesitas que yo admita algo?”. Me tiraron al piso y me patearon”, relató a CNN.

De febrero a junio, Ortega liberó a 442 personas presas por protestar en su contra. De ellas, 106 lo hicieron bajo la polémica Ley de Amnistía.

Aunque el Gobierno se felicitó por lo que consideró la liberación como una muestra de “reconciliación”, los liberados sostienen que ellos no fueron beneficiados con la Ley de Amnistía, ya que protestar no es delito.

La represión a las protestas contra Ortega registra en este último año 325 muertos, más de 2.000 heridos y 62.000 exiliados. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: