Gobierno de Evo Morales dice que aceptará el resultado electoral "sea cual sea"

- 22 de octubre de 2019 - 16:33
El presidente de Bolivia, Evo Morales (c), acompañado por el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera (i) y el canciller de Bolivia, Diego Pary (d), habla durante una rueda de prensa sobre las pasadas elecciones y las acusaciones de fraude.
Foto: EFE

El Gobierno de Evo Morales aceptará el resultado de las elecciones "sea cual sea", aseguró el canciller boliviano, Diego Pary, ante las denuncias desde la oposición de un supuesto intento de fraude.

"Sea cual sea el resultado, nosotros como Gobierno vamos a aceptar el resultado", subrayó Pary en referencia a las advertencias desde la oposición sobre un intento de fraude por parte del órgano electoral, en una comparecencia ante los medios tras una reunión en La Paz del presidente de Bolivia, Evo Morales, con representantes de la comunidad diplomática, observadores de los comicios y de organismos internacionales.

La difusión repentina el lunes por parte del organismo electoral de un recuento provisional preliminar, no oficial, que daba a Morales la victoria en primera vuelta, pese a que el domingo se había detenido cuando apuntaba a una segunda ronda con el opositor Carlos Mesa, provocó protestas violentas en el país.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia destacó que se invitó a supervisar sobre el terreno el recuento a embajadas, como la de Estados Unidos, y organismos internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE), que reclaman transparencia en el cómputo.

Pary indicó que el Gobierno envió al secretario general de la OEA, Luis Almagro, una carta en la que le invita a que una comisión de esta institución emita una auditoría de todo el proceso electoral, después de que la misión de observadores de ese organismo desplazada al país expresara anoche dudas sobre su fiabilidad.

El canciller recalcó que el recuento que se lleva a cabo en La Paz de los votos emitidos el pasado domingo es "público y absolutamente transparente", por lo que defendió la "legitimidad" del proceso.

"Somos los más interesados en que se contabilice todos los votos", aseveró.

Lamentó que desde la oposición se alertara de un posible fraude, incluso antes de la votación del domingo, con un actuar "falso y malintencionado" con el único fin de "desestabilizar el proceso democrático" en Bolivia.

El recuento oficial con el 88,11 por ciento del escrutinio da a Morales el 44,91 por ciento de los votos y el 37,8 a Mesa.

La ley electoral otorga la victoria al candidato con al menos el 50 por ciento de los votos, o con el 40 y diez puntos de ventaja sobre el segundo, pero de no alcanzar esos porcentajes los dos más votados tendrán que ir a una segunda vuelta en diciembre. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: