El congreso prepara la moción para destituir a Kuczynski

- 16 de diciembre de 2017 - 00:00
El presidente Pedro Pablo Kuczynski (centro), rodeado por sus ministros de Estado, ofreció una rueda de prensa en la que se defendió de las acusaciones.
Foto: AFP

Con 26 firmas, los legisladores exigen que se deponga al Presidente de Perú, señalado por recibir coimas de la empresa brasileña Odebrecht. El mandatario descarta su renuncia voluntaria.

Un grupo de legisladores, de distintas bancadas, envió ayer al Congreso de Perú un pedido con 26 firmas - las necesarias- para que el presidente Pedro Pablo Kuczynski sea destituido a raíz de supuestos pagos -$ 782.000- recibidos de la empresa brasileña Odebrecht.  

La solicitud, denominada ‘moción de vacancia’, solicita declarar la ‘permanente incapacidad moral’ del mandatario y su salida del cargo. Pero este pedido deberá ser aceptado por el pleno del Congreso y luego ser sometido a votación, en otra sesión, después de escuchar los descargos de Kuczynski.

El presunto pago fue destinado a Westfield Capital, firma de Kuczynski, cuando se desempeñaba como ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006). Asimismo se notifica la cifra de $ 4,05 millones para First Capital, entidad de un exsocio del mandatario peruano.

El jefe de Estado rechazó tener relación directa con First Capital, aunque admitió que sí hizo una asesoría con ellos para un proyecto de Odebrecht, pero legalmente.

El pedido de vacancia es defendido hasta ahora por cuatro de los siete grupos representados en el Congreso, incluido el partido Fuerza Popular (FP). Esta lista  tiene mayoría absoluta (71 de 130 escaños) y pertenece a Keiko Fujimori, la hija del exmandatario que  compitió con Kuczynski en la segunda vuelta por la presidencia peruana y quien es vinculada también con Odebrecht por recibir pagos de sobornos y financiamiento a sus campañas electorales.   

Kuczynski  se reunirá con la comisión investigadora del caso ‘Lava Jato’ el 22 de diciembre. Un día antes, la fiscalía lo ha citado para recabar su testimonio por el mismo caso. Pero tal vez, antes, el Congreso ya haya decidido su suerte.

El debido proceso
El jueves, la oposición, que controla el Parlamento, ya había dado un ultimátum a Kuczynski. Le dijo que si no renunciaba inmediatamente, lo sacarían del cargo.

“No voy a abdicar ni a mi honor, ni a mis valores ni a mis responsabilidades como presidente” respondió el mandatario, de 79 años, en un discurso a la nación.

Kuczynski, quien comenzó en julio de 2016 su mandato de cinco años, aseguró que acudirá a una comisión investigadora del Congreso y colaborará con la fiscalía. También pidió que se le levante el secreto bancario “para que revisen todo lo que quieran. No me voy a dejar amedrentar”.

Sin embargo, con la solicitud para debatir la vacancia, ahora requieren 52 votos para admitirla a debate. Si eso ocurre, el presidente será citado al Pleno. Para la estocada final deben votar a favor 87 legisladores de los 130 parlamentarios.  

Tras la votación
Si Kuczynski pierde el cargo, el primer vicepresidente, Martín Vizcarra, tomaría el mando. Si él renuncia, lo reemplaza la segunda vicepresidenta, Mercedes Aráoz, actual jefa del Consejo de Ministros. Pero si Aráoz tampoco acepta, la jefatura del Estado pasará al presidente del Congreso, Luis Galarreta, miembro de FP.

“El caso de Perú es de una corrupción extrema. Está comprometiendo a casi todos los expresidentes vivos”, señaló el gerente general de la consultora política Vox Populi, Luis Benavente.

Kuczynski es el tercer gobernante peruano en problemas por el caso Odebrecht, pues también Ollanta Humala (2011-2016) está en prisión preventiva acusado de recibir tres millones de dólares de Odebrecht para su campaña política. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: