Ecologistas temen catástrofe ambiental por canal en Nicaragua

16 de junio de 2013 - 00:00

Managua.- Conservacionistas nicaragüenses denunciaron que la construcción del canal interoceánico, aprobada por el Congreso, provocará una catástrofe ecológica, pondrá en riesgo el abastecimiento de agua potable y destruirá numerosos ecosistemas.

El Congreso nicaragüense, controlado por el oficialista Frente Sandinista del exguerrillero y presidente Daniel Ortega, aprobó el jueves pasado en trámite relámpago construir un canal competidor del de Panamá, a un costo que duplica el Producto Interno Bruto nacional (PIB).

El proyecto, al transitar por el lago de Nicaragua (de 8.000 km cuadrados, el mayor de América Central) pondrá en riesgo “la cuenca que surte de agua” a la mayor parte de la población, ya que un canal de ese tipo requiere de mucho líquido para operar, dijo el subdirector de la ONG ecologista Centro Humboldt, Víctor Campos.

La concesión por un siglo de la obra -de la cual ni siquiera existe un trazado definitivo entre el lago y la costa Caribe- fue entregada a la empresa HK Nicaragua Canal Development Investment Co. (HKDN), fundada hace 10 meses en Hong Kong por el abogado Wang Jing.

Nicaragua, gobernada por tercer período consecutivo por Ortega, sigue sin reconocer a Pekín y únicamente mantiene lazos diplomáticos con Taiwán, estado insular que lubrica sus vínculos diplomáticos con el puñado de gobiernos que aún lo reconoce  en América Central con un activo sistema de cooperación y donaciones en efectivo.

La empresa HKDN, basada en el territorio especial chino de Hong Kong y con una flamante subsidiaria en Islas Caimán, recibe con la concesión el derecho a “extender, expandir, dragar o reducir cuerpos de agua y los recursos de agua sujetos a la  protección y conservación”, denunció la Alianza Nicaragüense ante el Cambio Climático, que agrupa a más de veinte organizaciones  ambientales.

“Habría que pensarla dos veces”, antes de encarar la obra, advirtió el presidente de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible (Fundenic SOS), el geógrafo Incer Barquero, que también asesora al gobierno en asuntos de medio ambiente.

El portavoz de HKDN, el boliviano Ronald MacLean, adelantó que contemplan abrir la vía interoceánica a través de cuatro posibles rutas y todas pasarían necesariamente por el lago de Nicaragua.

En la zona del lago hay una isla con un volcán activo y unas 300 isletas, que son zona de reproducción de cocodrilo Acutus, el mayor saurio que habita en América Central y el Caribe.

En cuanto a las posibles rutas del canal, que tampoco fueron decididas, una podría pasar por la reserva natural de Cerro Silva -de 3.400 km2- entre el litoral Caribe sur y el puerto fluvial   El Rama, que contiene ecosistemas costeros, humedales y bosques tropicales y que, según los ambientalistas, podrían desaparecer.

También corren peligro la reserva natural Punta Gorda, de 550 km2 y ubicada en el Caribe sur, donde habitan más de 120 especies de aves, mamíferos, reptiles, peces, anfibios, moluscos y crustáceos. “Los recursos naturales que se están comprometiendo en la construcción del canal significa un alto costo”, así como la “mayor amenaza” a los ecosistemas del país, estimó la Alianza.

Para aplacar temores, luego de aprobada la ley el jueves, HKDN anunció la contratación de la consultora británica Enviromental Resources Management (ERM), para que evalúe de forma independiente el impacto ambiental y social de las rutas consideradas.

MacLean aseguró que “todo tiene soluciones técnicas y manejos de medio ambiente y de remediación (...) lo que sabemos es que la mayoría de lagos se draga  para limpiarlos de sedimento”.

El proyecto otorga a HKDN, además de poderes absolutos para el manejo de los cursos de agua, autonomía para decidir qué tierras deben ser expropiadas y libertad para fijar tarifas y peajes, al tiempo que obliga a Nicaragua a renunciar, en caso de conflicto con el concesionario, a su inmunidad soberana.

Las facilidades dadas a esa empresa -que la oposición calificó como compañía fantasma- llevaron al diputado disidente del sandinismo Víctor Tinoco a decir en el pleno: Parece “que se volvió loco el presidente” Ortega.

Este proyecto se encuentra a menos de 600 kilómetros del canal de Panamá, por donde ya circula el 5 por ciento del comercio mundial y que se apresta a inaugurar en un año una gigantesca obra de ampliación para adaptarse a los nuevos superbuques tipo Post-Panamax, capaces de transportar cada uno  hasta 12.000 contenedores.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: