El debate sobre el aborto legal se medirá en las elecciones argentinas

24 de octubre de 2019 00:00

Hace tiempo que los colores verde y celeste tienen un significado especial en Argentina. Mientras el primero representa a quienes exigen que se despenalice el aborto, el segundo simboliza lo contrario. Una “grieta” que también tendrá su calado en las urnas.

Aunque la crisis económica acapara el grueso de los discursos para las elecciones del domingo próximo, dos candidatos presidenciales asumen el tema del aborto como puntal de su programa: El presidente Mauricio Macri confirmó su posición celeste y su principal adversario, el peronista Alberto Fernández, la verde.

Por octava vez hace más de una década, en mayo pasado organizaciones, con el apoyo de legisladores, presentaron el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

En 2018, en medio de la presión social de la marea verde y celeste (colores de los pañuelos de los manifestantes), los diputados aprobaron la iniciativa, pero fue cancelada por el Senado.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, que coordina la iniciativa, volvió a intentarlo asumiendo las dificultades: la baja actividad del Parlamento en años electorales -el nuevo texto no ha sido debatido- y un Senado que dijo “no” hace apenas unos meses.

Sin embargo, mantener la reivindicación en el debate político se torna clave.

El texto presentado este año -que avala que todo ser gestante pueda interrumpir legalmente su embarazo en el sistema de salud hasta las 14 semanas, y más allá de ese plazo para los supuestos ya permitidos- deberá ser  tramitado tras los comicios, en los que además de nuevo presidente se renovará un tercio del Senado y la mitad de la Cámara de Diputados.

El proyecto genera voces por el “sí” y por el “no” en el resto de coaliciones, incluidas las dos principales: el conservador Juntos por el Cambio de Macri y el peronista Frente de Todos de Alberto Fernández.

El candidato que gane la Presidencia promulgará o vetará la ley si es aprobada por los legisladores de las dos cámaras. (I)