Cuba busca alinear su legislación industrial con la OMC

- 10 de agosto de 2018 - 10:31
El proyecto de nueva Constitución, que a partir del lunes será sometido a un debate popular, reconoce al capital extranjero como una importante contribución al desarrollo.
Archivo

La isla posee un alto desarrollo científico sobre todo en el campo de la medicina y la biotecnología, que ya compite a nivel internacional, con varios productos únicos

Cuba procura adaptar su legislación sobre propiedad industrial, patentes y prácticas comerciales para ajustarla a las normas de la OMC, según resoluciones publicada este viernes.

Varias disposiciones firmadas por el presidente Raúl Castro semanas antes de ceder el poder a Miguel Díaz-Canel el 19 de abril, fueron publicadas este viernes por la Gaceta Oficial y están inscriptas en el esfuerzo de atraer inversiones extranjeras y estimular a la emergente empresa privada.

"Cuba es miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y en correspondencia con ello, debe aplicar las disposiciones del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio", explica la legislación.

Con las nuevas normas el gobierno busca "prevenir el abuso de los derechos de Propiedad Intelectual por sus titulares, impedir o controlar las prácticas restrictivas que afecten el desempeño industrial y comercial o impidan la transferencia y divulgación de la tecnología".

Las nuevas regulaciones también previenen contra las prácticas desleales. Incluso establece los mecanismos para impugnar ante la ley comportamientos que afecten intereses económicos.

"Muchas veces no se les da valor a los derechos de propiedad industrial, a eso que no se ve y que puede repercutir favorablemente en la economía del país", explicó María de los Ángeles Sánchez, directora general de la Oficina Cubana de Propiedad Industrial (OCPI), al diario oficial Granma.

Hace una semana Cuba promulgó nuevas normas para desburocratizar el proceso de inversión extranjera en su economía socialista, que soporta un embargo impuesto hace más de cinco décadas por Estados Unidos.

La nueva Carta Magna reconocerá la propiedad privada, el papel del mercado y sienta las bases para la aparición de pequeñas y medianas industrias privadas, y de su posible asociación con capital extranjero.

"El desarrollo industrial sostenible requiere de capacidades tecnológicas propias y la adquisición de tecnología en el proceso de inversión nacional y extranjera, mediante la concertación de contratos", dicen las nuevas normativas publicadas este viernes.

Las disposiciones se aplican a los negocios jurídicos donde se adquiere tecnología de una parte extranjera por personas naturales y jurídicas, nacionales y extranjeras que funcionan en Cuba. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: