Argentina grava compra de divisas y congela 180 días tarifas de luz y gas

18 de diciembre de 2019 00:00

El presidente argentino, Alberto Fernández, inició su mandato entrando de lleno en la crisis del peso. El ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció  los lineamientos de la ley de solidaridad social y reactivación productiva en el marco de la emergencia pública.

A partir de ahora, la compra de divisas tendrá un impuesto del 30%.  A cambio, el Ejecutivo prometió un congelamiento de las tarifas públicas durante 180 días, para intentar frenar la fuerte inflación que vive el país, detalló El Clarín.

Las medidas anunciadas por el ministro van más allá de lo que se esperaba. Los rumores aseguraban que se gravarían con un 30% las compras de dólares para viajar al extranjero o importar bienes y servicios por internet (compras por Amazon, suscripciones a compañías como Netflix).

Sin embargo, la decisión alcanzará a todas las compras de divisas, incluido el cupo de $ 200 mensuales que pueden adquirir libremente los ciudadanos para ahorro. Ese recargo, anunció, irá destinado para financiar la seguridad social y  obras de infraestructura.

El Gobierno dispuso asimismo un aumento de tres puntos porcentuales de los aranceles de exportación agrícolas, por lo que las retenciones a las ventas al exterior de la soja subirán a un 33 %, mientras que las del trigo y el maíz, a un 15 %, mientras que los derechos a la exportación que pagan los productos agroindustriales serán limitados a un 5 %.

Guzmán prometió a cambio una batería de ayudas. Por un lado, la congelación de tarifas de electricidad y gas para todo el país hasta junio del 2020. Y, por otro, un bono de 5.000 pesos ($ 83,59) para los jubilados que cobren la pensión mínima, por la Navidad. Estas medidas forman parte del proyecto que se enviará al Congreso, indicó el Diario El Economista.

La economía argentina está en recesión desde abril de 2018, con altos índices de inflación, cerca de un 40 por ciento de la población sumida en la pobreza y con el desempleo en aumento y una fuerte depreciación de su moneda. (I)

Transeúntes caminan frente a un tablero informativo del cambio de monedas extranjeras frente al peso argentino, en Buenos Aires.
EFE
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado