El “Chucho” regresó a casa

12 de marzo de 2011 00:00

Su  contagiosa sonrisa no la perdió jamás. Incluso un día después del violento intento de asalto, (26 de febrero), la primera fotografía del hospital lo revelaba.

Y ayer no fue la excepción. El volante Luis Bolaños saludó y hasta bromeó con todos sus compañeros de Liga de Quito en el entrenamiento de Pomasqui, al que  acudió para cumplir con trabajos físicos.

 

Reconoció que ya no hay molestias ni dolor en su  extremidad superior derecha, la cual fue  afectada en el incidente acontecido en el norte de Quito.

“Estoy muy bien, recobrando de a poco el movimiento en el brazo porque aún los músculos están contraídos. Con el pasar de los días todo mejorará”, añadió el “Chucho”.

Luis Alberto trotó por algunos minutos alrededor del gramado. Lo hizo en compañía del doctor Marco Lascano. Ya no tiene los vendajes que  exhibió  hace 7 días cuando abandonó la casa de salud, donde permaneció asilado por una semana.

Solo cicatrices quedan de ese violento hecho que prefiere ya no recordar. Su anhelo es retornar cuanto antes a la cancha. “Deseo jugar lo más antes posible y apoyar a mi plantel. Me hace falta volver a tener ese contacto con la pelota en el estadio”.

Tras cumplir el período de trote e ingerir una bebida hidratante comentó   a sus compañeros lo sucedido. Incluso les mostró las huellas que le dejaron los impactos de bala en su piel al preparador físico de la reserva, Julio Kleiner.

Los jóvenes del equipo emergente también se acercaron a saludarlo y con un apretón de manos le dieron la bienvenida. El arquero Alexander Domínguez, con palmadas en la espalda le dio ánimo. Se sentaron juntos y  departieron agradables instantes.

Mientras conversaban sonreían a carcajadas. “Es realmente muy bueno estar de vuelta. Uno se contagia de la energía de los compañeros y eso te anima a mejorar cuanto antes. Espero que la próxima semana ya juegue con el plantel”.

Ayer fue el primer día de entrenamiento del volante quiteño de 25 años, tras la hospitalización.  
“La evolución ha sido positiva. Si todo sigue así, es muy probable que para la próxima semana ya esté con el resto del equipo haciendo fútbol”, indicó el galeno “albo” Marco Lascano, quien además reconoció que Bolaños aún no tiene la movilidad total de su extremidad derecha.

“Es algo normal que pasa en estos casos. Lo importante es que ya está acá, y con mucho ánimo para cumplir la  rehabilitación total”.

También el adiestrador argentino, Edgardo Bauza, que ayer trabajó con las Reservas se mostró complacido con la presencia del “Chucho” en la concentración. Tras terminar el entrenamiento se acercó y le reiteró su respaldo.

“Él está bien, su evolución va por buen camino, aunque hay una pequeña limitación en el movimiento de su brazo, pero eso no impide que realice los trabajos físicos”, refirió el entrenador.
Lo más doloroso para Luis Alberto no ha sido lo físico, sino estar alejado de su plantel en los compromisos del torneo nacional y la Libertadores.  Se limitó a observar,  a través de la televisión, el accionar de sus compañeros.

“Liga es un gran equipo, que tiene jugadores importantes y sabrá salir adelante en todas las competencias”, dijo Bolaños.

 

Se guarda al equipo titular

Pese a que los “universitarios” encararán mañana (11:30) el compromiso ante Espoli, por el certamen local, su atención primordial se centra en  la Copa   Libertadores.

Desean acceder a la segunda fase.  Por eso el “Patón” reservará a los titulares. “Habrá muchos cambios. Van actuar aquellos que no lo han hecho en este torneo. No tengo aún en mente qué equipo poner el domingo”, confesó.

Ayer, los “azucenas” que fueron titulares en la derrota ante  Peñarol (0-1), por la Libertadores, cumplieron una tarea regenerativa en el gimnasio. Y después  realizaron estiramientos musculares.

Hernán Barcos, quien tuvo un encontrón singular con el “aurinegro” Darío Rodríguez  en el cotejo copero (le agarró sus partes blandas) salió rápidamente sin  dialogar con nadie. Hace 7 días fue padre por segunda vez.

Las más leídas