Otro favorito fue sorprendido

04 de julio de 2011 - 00:00

Brasil empató ayer sin goles con Venezuela en su debut en la Copa América, en un partido en el que no consiguió generar un volumen de juego suficiente para superar a una “vinotinto” que le bastó con guardar el orden para llevarse un punto de oro.

Venezuela maniató a los brasileños con orden y disciplina en el centro de la cancha, anuló al media punta Ganso con un marcaje corto y consiguió mantener alejado de su área a Neymar, en el primer encuentro del Grupo “B”, que completan Paraguay y Ecuador.

Brasil dominó de forma abrumadora en los primeros quince minutos, pero después bajó de intensidad y se acabó diluyendo totalmente en la segunda parte, en un día muy gris de Robinho y en el que Pato tuvo las mejores ocasiones, un tiro al palo incluido en el minuto 26.

Brasil salió con energía y nada más empezar el partido se instaló en las inmediaciones del área de Venezuela que, en el primer cuarto de hora, pasó serios apuros para contener el aluvión de ocasiones de Robinho, Pato y Neymar, el jugador más desequilibrante.

Después del chaparrón inicial, Venezuela se recompuso y plantó cara en el centro de la cancha, interrumpiendo el juego interior de Brasil y cortando la correa de transmisión con los delanteros.

Sin poder avanzar por el centro, Brasil recurrió a los balones largos en dirección a Alexandre Pato. Un remate flojo de Robinho originó la jugada más polémica del partido, cuando el defensa Oswaldo Vizcarrondo sacó el tiro bajo palos con el hombro, mientras se caía al suelo. El árbitro no concedió penalti.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: