Dragado de ríos y alcantarillado, tareas contra efectos de las lluvias

La Prefectura del Guayas deberá enfrentar los potenciales impactos del fenómeno El Niño con un presupuesto ajustado que priorizará emergencias. Mientras, Guayaquil aún no cuenta con una cobertura del 100% en alcantarillado y se prevé que los sectores del noroeste sean los más afectados.
31 de diciembre de 2015 00:00

El dragado del río Guayas y la cobertura total del alcantarillado en Guayaquil quedan como tareas pendientes -y ofrecidas por autoridades seccionales- para mitigar los efectos de las fuertes lluvias que se vaticinan por la presencia del fenómeno El Niño.

Mientras que en el resto de la provincia del Guayas, la Prefectura deberá afrontar las potenciales emergencias por el aumento del nivel del agua en los ríos con un presupuesto limitado de $278 millones.    

A mediados de año, la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) y el Municipio de Guayaquil se endosaron mutuamente la responsabilidad de las probables inundaciones que pudiesen presentarse en el puerto principal.

El Cabildo sostiene que la falta de dragado ocasionará que el agua no tenga por dónde desfogar y, consecuentemente, las casas ubicadas a  menos de 4 m sobre el nivel del mar serán afectadas. Por su parte, la SGR informó que los mayores problemas se presentan en el noroeste, donde la cobertura de alcantarillado es deficiente.  

El proceso de dragado del río Guayas fue un compromiso adquirido por la Prefectura del Guayas y la Secretaría Nacional del Agua (Senagua) desde febrero de 2013, con el apoyo de la Armada del Ecuador en la parte técnica.

La primera fase del proyecto consiste en  drenar 290.000 metros cúbicos de sedimentos -frente a la zona de La Puntilla- y depositarlos en  el islote El Palmar para su consolidación. Se ofreció finalizar las tareas en once meses, por lo que debía terminar a inicios de 2014.

Sin embargo, el cronograma se cambió debido al rediseño de la capacidad de soporte del islote, explicó Arturo Pazmiño, subsecretario de la Demarcación Hidrográfica del Guayas de Senagua.

Inicialmente se trabajó en el sitio para colocar los geotubos que permitirían sostener la colocación de limo, pero la cimentación, tal cual como estaba concebida, “no dio la capacidad aportante para soportar los geotubos que se tenían previsto instalar ahí, por lo que se hizo un cambio al diseño de cimentación”.

Independientemente de la conclusión de esta parte de la tarea se podrá comenzar con la segunda fase del proyecto en mayo del próximo año, indicó el prefecto del Guayas, Jimmy Jairala. Para ello ya se cuenta con la viabilidad técnica por parte de la Senagua y se encuentra en trámite la licencia conferida por el Ministerio del Ambiente (MAE).

En esta parte del proyecto se removerán 5 millones de metros cúbicos de sedimento que serán ubicados en algunos sitios del cantón Durán que requieran relleno sanitario. Los trabajos costarán $ 60 millones, de los cuales $ 40 millones serán aportados por la Prefectura y $ 20 millones por el Gobierno nacional.

No obstante, estas labores comenzarán luego de que concluya la temporada invernal por las afectaciones que traiga el fenómeno El Niño.

Como plan de contingencia para reducir los daños en sectores rurales, la Prefectura trabaja en las riberas de los ríos con muros de contención y se habilita equipo caminero para atención de canales y nuevas vías. Además se realiza la limpieza de 490 kilómetros de cauces naturales en Guayas y se adquieren 20 puentes bailey que serán ubicados de acuerdo a las eventualidades que se presenten.

La Prefectura ajusta el presupuesto y prioriza zonas de atención debido a que se prevé un recorte de aproximadamente $ 15 millones para 2016. Esto equivale a la afectación de programas y obras de índole social y deportivo (equinoterapia, espacios para rodeos, canchas deportivas, etc.).

En Los Ríos, el Gobierno provincial también priorizará sectores ante los efectos del fenómeno  El Niño. La inversión alcanza los $ 8 millones y gran parte de este rubro se ha potenciado en el agro. Marco Troya, prefecto de la provincia, indicó que se ha priorizado la protección de represas y la actualización de catastros. “También tenemos un programa que permite que ante los daños por lluvias se genere la limpieza y desazolve de los sedimentos de los canales de riego”, manifestó

Por su parte, Jairala también planteó la conformación de una comisión con Senagua, SGR, los ministerios de Agricultura y del Ambiente, y las prefecturas de Los Ríos y de Manabí. El objetivo de la propuesta apunta a la elaboración de medidas que reduzcan los niveles de sedimentos del río Guayas que, actualmente, se ubican en 240 mil toneladas anuales. El Ejecutivo Provincial no descartó acercamientos con el alcalde Jaime Nebot “para ver de qué manera se involucra en este proceso”.

En lo que concierne a Guayaquil, la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Emapag) e Interagua afirmaron que están preparados para enfrentar El Niño, aunque también reconocen que las inundaciones serán inevitables.

Entre marzo y abril de este año, la comuna  Daular (km 33 de la vía a la costa) y en cuyas inmediaciones se construirá el nuevo aeropuerto de la ciudad, se inundó en dos ocasiones debido a fuertes lluvias.

El Cabildo aseguró que el sitio cuenta con los servicios de agua potable y alcantarillado que, en el momento de las emergencias, quedaron bajo el agua. Los moradores comentaron que la situación no se presentaba desde 1998.

La cobertura de las obras es algo que mantiene enfrentados a Interagua y al Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos (OCSP).

Mientras que la concesionaria asegura que las redes cubren casi el 100% del cantón, el colectivo sostiene que solo existe el 64% de alcantarillado sanitario  y el 30% de alcantarillado pluvial.

La diferencia de criterios fue llevada incluso al ámbito político cuando César Cárdenas, titular del OCSP,  decidió impulsar -a inicios de este año- una consulta popular sobre el tema luego de que el Alcalde decidiera resolver por la vía electoral el asunto del transporte urbano.

Entre otros aspectos, la iniciativa de Cárdenas buscó conocer si la concesión del agua potable y alcantarillado debía pasar al Municipio de Guayaquil. Nebot calificó esta propuesta como “tramposa”.

Cárdenas manifestó que el servicio de Interagua no cumple con las expectativas ciudadanas y que sería preferible que el Municipio asumiera directamente esta responsabilidad. “No negamos los logros de la Alcaldía en regeneración urbana, pero, por lo mismo, es pertinente que se haga cargo del tema”, aseveró.

El exconcejal y urbanista, Octavio Villacreses, coincide en que la cobertura de Interagua no alcanza el 100% y que las próximas lluvias traerán problemas “especialmente al sector noroeste”. También reconoció que ningún sistema estará preparado totalmente para enfrentar un fenómeno natural como El Niño.

Por su parte Ilfn Florsheim, vocera de la mencionada concesionaria, afirmó que los canales y sistemas de alcantarillado de la ciudad funcionan correctamente. “El problema está en la desembocadura, debería ser más baja”.

Según la entidad, en la ciudad están identificados un total de 21 puntos que son vulnerables, es decir los de mayor riesgo en caso de fuertes lluvias o si las precipitaciones coinciden con marea alta y aguaje. (I)

El dragado del islote El Palmar es un proceso que prevé consolidar esta masa de tierra y reubicar sedimentos en sectores de Durán que requieren de relleno hidráulico.
Foto: Archivo/El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado