Vecinos del Guasmo viven hace 30 años junto a foco infeccioso

18 de diciembre de 2013 - 00:00

Los moradores de la cooperativa Unión de Bananeros (bloques 1 y 2), en el Guasmo sur, hace 30 años,  aproximadamente, tratan de contrarrestar la pestilencia que proviene de una zanja, donde se acumulan aguas servidas, pluviales y basura.

El líquido del canal (se extiende por 23 cuadras) es de color verdoso, por la putrefacción causada por el lento desfogue del agua.

Los ciudadanos consultados, que residen junto a la abertura de 1,4 km, recordaron que hace años envían peticiones al Municipio de Guayaquil y a la concesionaria Interagua para que tapen la zanja o instalen un ducto cajón. Los vecinos añadieron que se evitarían inundaciones en las casas aledañas. “Entre ambas instituciones se lanzan la ‘pelotita’ diciendo que el otro es el responsable”, denunció Nelson Mite.

Ante esta situación, los propietarios de las casas asentadas al pie de la cuneta han colocado dos puentes de madera y caña guadua para cruzar hasta la acera. Pero, según observó este diario, aquello representa un riesgo, puesto que muchos no tienen pasamanos para evitar las caídas en el ‘estanque’ de dos metros de profundidad.

Sin embargo, los accidentes son comunes, recordó Carmen Calderón. “Hace poco un vecino se cayó y el agua le llegó hasta el cuello. ¡Imagínese si hubiera sido un niño!”, advirtió.

La concesionaria Interagua instala un ducto cajón a lo largo de 100 metros. Foto: Miguel Castro | El Telégrafo

Otros residentes han preferido rellenar la zanja con cascajo o cemento. Además, se usa el espacio para estacionar vehículos.

Bajo el relleno se ubicaron ductos para no taponar el cauce; sin embargo, esas construcciones empeoraron el riesgo de inundaciones en invierno. Además, en la zona  hay acumulación de desechos sólidos.

A pocos metros de donde vive Sixta Magallanes, por ejemplo, un dique obstruye la circulación del agua y los dos ductos colocados en la base están bloqueados por la basura.

Hace tres años, Magallanes subió 70 cm el piso de su casa, con relleno, para evitar que se inundara, pero, por los problemas presentados, no descarta aumentar otros 30 cm. “El último invierno fue muy fuerte y casi se mete el agua”.

Como medida preventiva para evitar accidentes, los padres de familia impiden que sus hijos jueguen en la calle. Es el mecanismo que emplean para contrarrestar infecciones gastrointestinales, puesto que en el líquido del canal se observan heces fecales.

A eso se suma la proliferación de mosquitos, propagadores de otras patologías. Nancy Arana aseguró que a principios de año casi pierde a su progenitor a causa del paludismo.

El presidente de la Asociación de Participación Ciudadana del Distrito N° 1, Nelson Hermosa, manifestó que en los últimos 30 años Interagua solo intervino dos de los seis canales pluviales que hay en el Guasmo sur.

En las cooperativas Unión de Bananeros, bloques 2 y 3, Luis Chiriboga y Derecho de los Pobres, afirmó Hermosa, los moradores se quejan por la falta de limpieza de los canales. “Vienen dos veces al año cuando llevamos décadas con el problema”.

La zona se encuentra dentro del Plan de Inversiones contemplado por Interagua para ampliar la cobertura de la red pluvial de alcantarillado, aseguró Ilfn Florsheim, vocera de la entidad.

Sin embargo, la construcción de un canal que tape todo el tramo que se encuentra abierto en la Unión de Bananeros será un proceso que no terminará en el mediano plazo. “Estamos trabajando en la primera etapa y otras dos fases se programarán en los siguientes años”.

El punto donde ha comenzado la intervención de Interagua se encuentra del lado de la avenida Abdón Calderón, en el límite con la cooperativa Molina Defranc. La contratista Anmaver es la encargada de instalar un ducto cajón que cubrirá una distancia de 100 metros.

La obra, en la que se invirtieron 252 mil dólares, comenzó el pasado noviembre y se prevé que concluya en abril del próximo año.

DATOS

En 2004, el Movimiento Mi Cometa y la Junta Cívica para el Desarrollo del Guasmo sur iniciaron una campaña para recoger 50 mil firmas, de apoyo entre los moradores, para pedir a Interagua, Ecapag y  Municipio que se incluya el sector en el plan del primer quinquenio para instalar el alcantarillado.

La Municipalidad de Guayaquil asumió la competencia de agua potable y alcantarillado sanitario en noviembre de 2007, hace 6 años, cuando la cobertura solo era de 63%. Se prevé que la red cubra el 100% de la ciudad en 2014.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: