Tarjetas promueven el ahorro

28 de marzo de 2011 - 00:00

Llevar dinero en los bolsillos y caminar por la calle es una experiencia peligrosa. Mucho más si se toman en cuenta los  687 robos agravados denunciados en Guayaquil solo en febrero, según los registros de la Escuela Politécnica del Litoral (ESPOL). Una alternativa, no tan publicitada por las agencias bancarias, es el uso de las tarjetas de débito, para evitar el uso del efectivo.

“Los bancos ofrecen esta alternativa a los clientes, para que al comprar no usen dinero corriente”, señala Clemont Muñoz,   maestro de Finanzas de la ESPOL.

“Primero, porque el billete se deteriora y una tarjeta plástica (que también se usa en los cajeros automáticos) tiene más durabilidad; segundo, porque si se pierde el efectivo, cualquiera lo agarra y lo usa. Si usted lleva tarjeta, pues no pasa lo mismo, porque esta tiene una identificación y puede ser usada únicamente por el propietario; además, por lo general, tiene una clave. Es mucho más seguro”, recalca el docente.

Entre las que se ofrecen en el mercado están Xperta, Visa Electrón y Maestro. Estas permiten a los usuarios comprar en diferentes locales comerciales sin llevar billetes. Además, según han explicado en el área de servicio al cliente de las agencias bancarias, su uso no genera interés, contrario a las tarjeta de crédito.

Gisella Casanova, de 23 años, utiliza tarjeta Visa Electrón ofrecida por el banco Bolivariano  desde hace 2 años. “Hace poco la usé en la isla de Victoria Secret, en San Marino, para comprar un ‘splash’; siempre la llevo porque me debitan de la cuenta de inmediato y no tengo que pagar por etapas”, indica.

Ella ve en el uso de este plástico un modo de guardar seguridad. “Siempre es probable que te roben, pero al menos tengo la ventaja de que si me roban la tarjeta y me obligan a dar la clave, puedo pedir prestado un celular y solicitar que me cancelen la tarjeta, si cargo el dinero no, lo pierdo todo”, se consuela.

Esta tarjeta tiene un costo, por lo general, de $ 5,15 y es entregada al usuario una vez que ha abierto una cuenta  de ahorros en el banco con $ 100. El servicio, dependiendo de la entidad bancaria, facilita un cupo diario de $ 300, los cuales se pueden retirar por cajeros automáticos o utilizar en compras de locales afiliados a Visa, entre estos están: La Ganga, Tommy Hilfiger, Artefacta, Ecuacolor, El Bodegón, El Patacón, etc.

En estos mismos establecimientos también se puede realizar compras con la tarjeta Xperta  perteneciente al Banco  Pichincha, ya que también están afiliados a Visa.  La tarjeta es entregada al usuario en 48 horas por un valor de $ 5,05,  con un cobro anual de renovación de $ 1,85, una vez que haya abierto una cuenta.

“Yo la uso para salir sin efectivo de casa”, asegura Elisa Coello, madre de familia de 38 años. “Salgo más confiada de casa, cero efectivo y cero monedas”, asegura.

Con esta opinión no concuerda Steffy Bravo, de 24 años, que lleva dos años usando la misma tarjeta. “Nada te puede garantizar que no te roben; cualquier persona me quita la tarjeta y me pide la clave. No veo seguridad por ese lado”, dice; sin embargo, sí  le ha servido para comprar en locales de ropa.

La tarjeta Maestro del Banco de Guayaquil es  otro de los servicios más solicitados. Enrique Jaramillo es un abogado de 23 años, quien hace cuatro meses la adquirió. Asegura que  este mecanismo le ha ayudado a manejar sus asuntos diarios con mayor facilidad. “Puedo salir de casa sin un sólo centavo, sin preocuparme, compro y me debitan en ese instante; por ejemplo, en la gasolinera Mobil de Los Ceibos siempre la uso”, dice.

Asegura además que cuando no tiene efectivo, compra en algún establecimiento o utiliza cualquier cajero cercano. “Puedo sacar dinero de donde sea”. Sostiene que este servicio ha resultado para él un ahorro en su economía, porque “no hay cobro de intereses”, enfatiza. Esta tarjeta funciona en todos los establecimientos afiliados a Maestro (entre estos Mi Comisariato y Supermaxi).

Actualmente los bancos no tienen un listado de todos los establecimientos afiliados en los que el usuario puede comprar con su tarjeta de débito. Varias llamadas realizadas desde este Diario a las líneas de servicio al cliente, dan cuenta de la poca información que proporcionan sobre  este beneficio. Por esta razón se recomienda a los usuarios preguntar en los locales comerciales u observar en la parte exterior de los mismos si existe el servicio de  marcas como Mastercard, Visa o Medianet.

Para Clemont Muñoz, catedrático de la Espol, este servicio es un método ahorrativo para los consumidores.

“La gente debería usar más la tarjeta de débito porque no se endeuda”, señala. “Pero la razón por la que siguen usando más la de crédito es porque con ella el sujeto puede comprar sin tener el dinero y eso puede ser peligroso a largo plazo”, advierte.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: