Operativos en las intersecciones controlan los atascos de 4 zonas

28 de mayo de 2013 - 00:00

Columnas de buses y carros livianos que a las 08:00  llegan por la calle Aguirre (centro) demoran en cruzar la calle Pedro Moncayo, pues los semáforos otorgan el paso a un articulado de la Metrovía. Por lo que la unidad del transporte municipal queda atrapada, por cerca de un minuto, entre dos buses  y un taxi.

Esta situación, acaecida ayer, es similar en otras intersecciones del centro de la ciudad. Por lo que la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), en esta semana, inició controles para evitar que se generen congestionamientos. No obstante, las sanciones, previstas para ayer, fueron postergadas hasta el 30 de mayo. La colaboración de los agentes, durante los controles de ayer, ayudó a dar mayor fluidez en 11 sectores de la  zona centro.

Luis Lalama, comandante de Operaciones de la CTE, explicó que durante tres días los conductores serán informados, con  volantes, sobre la sanción que se impondrá a  quienes bloqueen las intersecciones ($ 95,40 de multa y menos 6 puntos en la licencia de conducir). “Las hojas se entregan desde la semana pasada, pero durante estos días lo haremos de manera más agresiva”.

Desde las 06:00, como la CTE anunció semanas atrás, personal de la entidad fue distribuido en cuatro circuitos considerados críticos por  el constante irrespeto al paso de vehículos en los cruces.

20 intersecciones del centro de la ciudad serán vigiladas por la CTE para evitar congestionamientosLos circuitos comprenden las calles Colón (entre Pedro Carbo y Chile), Aguirre y Pedro Carbo, Pichincha y Luque, avenida 9 de Octubre (desde Boyacá hasta Pedro Carbo), Víctor Manuel Rendón y Baquerizo Moreno, y  Córdova y Junín.

Se suman a los puntos conflictivos las calles Víctor Manuel Rendón (desde Riobamba hasta Córdova), Rumichaca (entre Colón y Clemente Ballén), Lorenzo de Garaicoa y Aguirre, Pío Montúfar y Clemente Ballén, y  Av. Quito (de  Alcedo  a Luque).


Ver Intersecciones en operativo CTE en un mapa ampliado

Al respecto, el alcalde Jaime Nebot en sus intervenciones públicas ha reiterado que parte del caos de tráfico en la ciudad se debe a los bloqueos de las intersecciones.

Según él, en varios países, obstaculizar es una contravención más grave que conducir a alta velocidad. Por lo que adelantó que en agosto, cuando asuma el manejo del tránsito  serán sancionados todos los que incurran en esta falta.     

Pero, justificó  que el tránsito vehicular siempre será un problema en cualquier ciudad de más de un millón de habitantes y citó como ejemplos Roma, México, París y Buenos Aires. “Lo importante es que el problema del tránsito sea manejable y en eso se trabaja, en mantener la fluidez del tráfico”.

La CTE prevé, en el inicio de las sanciones, vigilar 20 puntos en el centro de la urbe con la presencia de, al menos, 6 agentes en cada uno de ellos. Tanto conductores de vehículos livianos como agentes de tránsito culpan a los buses urbanos de ser los principales responsables de obstaculizar  las intersecciones.

Wilson Sánchez, agente de la CTE, aseguró que los choferes de las líneas urbanas son los primeros en “atravesar” sus unidades en las intersecciones cuando intentan cruzar con el semáforo en amarillo.

Sin embargo, los choferes urbanos que circulan por la zona centro rechazaron que los señalen como los únicos causantes de los congestionamientos.

Jairo Sánchez, conductor de la línea 8, consideró que quienes van detrás de un volante colaboran, unos más y otros menos, en el caos de las calles. Para este chofer, con 8 años de experiencia, los semáforos dan poco tiempo, con la luz en verde, para avanzar. “La Comisión de Tránsito debería calibrarlos primero, antes de empezar a multar”.

La mayoría de ciudadanos consultados ve positivamente que haya mayor control en las intersecciones,  también se sugirió que se tome en cuenta la sincronización de los semáforos.

Según conductores consultados, este factor causa confusión por el poco tiempo que dan los dispositivos para pasar los cruces.

Katty Estrella, quien toma la calle Clemente Ballén para llegar hasta el Malecón, manifestó que, en algunos casos, los semáforos se dañan y la  CTE no da una respuesta  inmediata. “A veces pasan días antes de que envíen a un agente para que supervise el tráfico, ni se diga el tiempo que se toman para reparar los semáforos”, afirmó.

El Cabildo informó que, dentro del proceso de transición de competencias de tránsito, se adjudicó la concesión de los servicios de Revisión Técnica Vehicular (RTV) al consorcio SGS-Perú Chile que operaría, según el cronograma previsto, a partir de enero de 2014.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: