Tras 20 años un perro pisa el Malecón 2000

- 21 de octubre de 2019 - 11:32
Luis Sisalima y Paulethe Gracia llevaron a sus mascotas Julieta y Luna. Los dueños deben cumplir con 12 obligaciones para su ingreso.
Foto: María Fernanda Arreaga / et

Luna, una pug de tres años, y Julieta, una chihuahua contemporánea, se convirtieron en dos ilustres visitantes del Malecón 2000 (Guayaquil).

Apenas colocaron sus patas sobre los cálidos adoquines del lugar olfatearon todo lo que había a su paso: el piso, las plantas y las personas que transitaban cerca de ellas.

Sus miradas inquietas y curiosidad por descubrir ese ícono porteño, en cierta forma reveló el domingo 20 de octubre que el sitio es algo nuevo para las mascotas.

Esto porque han pasado más de 20 años desde que el Municipio de Guayaquil limitó el ingreso de mascotas al lugar. A partir de la regeneración urbana, que arrancó en la administración de León Febres-Cordero (+) y continuó en la del exalcalde Jaime Nebot, hubo una serie de “nuevas” reglas que lo impedían.

Por un cambio en el “derecho de admisión”, que arrancó ya,  las especies caminaron libremente por las diferentes áreas del lugar que es visitado por niños, adultos y turistas.

Sus propietarios, que son novios, les colocaron correas y las hicieron pasear por el sitio. Luna lució un vestido de corazones y lazos rosados en sus orejas; y Julieta, un collar de colores.

Los niños que paseaban por allí, inquietos por tocarlas, preguntaron a Paulethe Gracia, dueña del pug: “¿Muerde?”.

Ante la respuesta negativa,  las acariciaron y se hicieron fotos. Luna correspondió con lamidos. En cambio, Julieta se refugió temblorosa entre las piernas de Luis Sisalima.

La pareja continuó  con el paseo de sus mascotas por las diferentes zonas hasta que coincidieron con otros perros de distintas razas que aprovecharon la nueva disposición de las autoridades. Incluso, se realizó la primera feria Malecón Pet Friendly.

La última vez que Luna quiso entrar fue hace tres meses. En una ocasión Paulethe y su novio Luis intentaron trotar con sus canes, pero un guardia les explicó que podían ingresarlas, pero mantenerlas en brazos.

La pareja optó por caminar por los exteriores del lugar hasta llegar al Puerto Santa Ana, donde sí era posible que toquen el piso con las patas.

La prohibición se levantó  el domingo. El Municipio permitió que solo este día, excepto feriados, los ciudadanos acudan con sus mascotas a los malecones 2000 y del Salado.

Sin embargo, los dueños de mascotas deberán cumplir 12 obligaciones señaladas en letrero colocado antes de ingresar al Malecón 2000.

Las reglas: los canes tienen que llevar collar y placa de identificación con nombre de la mascota y teléfono del propietario. No pueden andar sueltos. Los únicos con impedimento, según un cartel en la puerta de la avenida Nueve de Octubre, son los pitbull, rottweiler y sus mestizos.

Las mascotas con comportamientos impredecibles o antecedentes de agresividad requieren bozal de canastas. Los tenedores deben llevar fundas para limpiar las deposiciones y los animales deben estar vacunados.

Paulethe llevó periódicos para recoger la heces de Luna y las depositó en los tachos. Por tres horas cuidó que las huellas no se le quemaran en el suelo caliente. “Solamente hacen falta bebederos para los animales”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: