Libra de bacalao cuesta entre 4,50 y 7 dólares

18 de abril de 2011 - 00:00

Dos recomendaciones da Antonio Pérez, chef ejecutivo del Hotel Oro Verde, a los comensales. Para quienes compran fanesca fuera de casa, se debe adquirir  la cantidad exacta que vaya a consumirse, porque esta preparación, al llevar granos, tiene una vida de conservación corta.

Para quienes la preparan en casa, recomienda el uso del bacalao. En los mercados de la ciudad se expenden diversos pescados con salazón. Variedades como el bonito, la lisa, la sierra, el pámpano y la cherna se venden en menores precios para sustituir al pescado clásico de la fanesca, el bacalao.

Hay quienes inclusive optan por el 18-4-11-guayaquil-bacalao-caraguayatún y la sardina enlatada para preparar el platillo. “Todo pescado tiene su peculiaridad, el bacalao se desmiga y queda en forma de copos en la fanesca, no se deshace, si utilizas otro pescado, este se deshace, te queda una textura de pescado triturado”, explica Pérez.

El precio de este singular animal varía en tres mercados de la ciudad.  El producto se comercia con una diferencia de $2,50 y $1,50.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca aclaró que el precio de este producto del mar no lo fija la institución sino “el propio mercado”.

Así, en el mercado de Sauces 9, ubicado al norte,  la libra de bacalao se expende en $ 4,50 la libra;  en el de la  Caraguay, al sur, en $ 7 y $ 6; y  en el Central al mismo precio.

Una de las compradoras consideró que ha subido el costo. “El año pasado valía $ 5”, dijo Sonia Cevallos.

Ella el fin de semana salió a comprar el pescado para preparar 20 platos de fanesca. Manifestó que ahora por el alto costo tendrá que mezclarlo con lisa y atún. Algunas personas que acudieron a solicitar el producto no estaban conformes, escuchaban el precio y seguían en busca de una mejor oferta.

En el mercado de Sauces 9, como técnica de mercadeo,  los vendedores bajaron de Internet la foto del “verdadero pescado bacalao”. La imagen yace  colocada sobre el producto en exhibición.

“Hemos visitado el mercado de la Caraguay y el  Central, y ahí no se está vendiendo bacalao sino tiburón”, denunció Norma Guamán.

Por ello, los pescadores decidieron colocar la foto para alertar a los clientes sobre la venta fraudulenta de otros pescados.

Los vendedores de la Caraguay aseguraron que el precio aumentó por las olas del tsunami en Japón, las cuales, según ellos,  afectó  la pesca en las costas de Galápagos.

Silvia Alejandro, catedrática de nutrición y dietética, indicó  que el bacalao guarda los valores nutricionales de los peces azules, al tener una gran cantidad de ácido graso insaturado Omega tres.

Sin embargo, señaló que al añadírsele sal para preservarlo al aire libre y reducir su cantidad de agua, debe  ser consumido con moderación por quienes tienen problemas renales y de presión.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: