No se dieron las razones, pero 4 miembros del directorio fueron separados

La venta de Colón genera otra polémica en el Quito

- 21 de noviembre de 2015 - 00:00
El entrenador Carlos Sevilla (rojo), durante una cbarla con los jugadores en la sede de Deportivo Quito. John Guevara / El Telégrafo

No se dieron las razones, pero 4 miembros del directorio fueron separados

Iván Vasco lo desmiente. El dirigente asegura que continúa en el directorio de Deportivo Quito y negó haber sido separado, tal como se difundió en la cuenta de Twitter del club el pasado jueves. Según ese mensaje, los vocales Vasco, Christian Quiroz, Patricio Zambrano y Diego Araujo ya no están en la institución. El club se reserva las razones por las que se tomó la medida.

Añadió que la única causa por la que podrían separarlo es por no haber acudido a varias reuniones, pero esa acción no se ha tomado. Vasco es acusado de influir en la negociación del volante Álex Colón al Pachuca de México en condiciones desfavorables para la entidad, tal como se rumora. “No pude haber participado en la transferencia de Colón porque eso ocurrió en un directorio posterior (el de Eugenio Romero)”, señaló, recordando que él renunció a la presidencia del Quito en junio de 2013.

En una entrevista radial, Luis Otero, jefe de prensa del ente, ratifica la separación de los dirigentes mencionados y, aunque no lo cita como el motivo de esta, revela que Vasco habría aprobado el ingreso de dinero al chulco en Deportivo Quito ($ 3 millones, extraoficialmente).

La venta de los derechos deportivos del ‘Conquistador’ acarrean una nueva polémica, ya que existe una carta en la que Eugenio Romero pide al Pachuca el depósito de $ 600.000 a la cuenta del entonces administrador, Diego Navarro, y no a la cuenta institucional. Romero estuvo al mando entre octubre de 2013 y junio de 2014. El dinero correspondía al saldo del traspaso.

En esa carta, Romero pide que el dinero se lo depositen a Navarro porque “la situación de Ecuador es un poco complicada respecto de temas del GAFI”. La atención a este caso nació de una solicitud del Servicio de Rentas Internas (SRI) en torno a los impuestos generados por las transferencias de Colón y Oswaldo Minda, de las que no se evidencian las retenciones.

A todo esto se suma el disgusto del ariete Juan Diego Rojas porque no le comunicaron que estaban negociando sus derechos deportivos. Otero dijo que no hubo acuerdo en la tratativa y que Rojas tiene contrato con la ‘AKD’ por 3 años más.

Hasta el cierre de esta edición, no se confirmó si el Quito canceló $ 18.000 pendientes de los salarios de agosto que, de no pagar, le impedirían jugar mañana ante River. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: