Jugadores foráneos viven el caos lejos de su tierra

- 22 de abril de 2016 - 00:00

Argentinos, paraguayos y brasileños siguen en el país luego del sismo; unos tramitan su salida, otros quieren quedarse.

Sin hogar propio ni familia a la cual acudir, es el panorama para los foráneos de los clubes manabitas inmersos en la tragedia que enlutó la provincia y el país el último sábado. La situación ha provocado reacciones diferentes en los extranjeros. Un grupo ha logrado abandonar el país a pocas horas del sismo, otro tramita la salida, pero antes tratan de solucionar su situación migratoria. También están los que por voluntad propia decidieron arrimar el hombro y padecer con sus compañeros en la ‘zona cero’. A otros no les ha quedado más remedio que quedarse.

Los primeros en abandonar fueron los tres paraguayos que militan en el Manta FC. Se trata de Iván Villalba, Diego Vásquez y Paolo Ortiz. Los 3 consiguieron movilizarse a Guayaquil poco después del terremoto en la urbe mantense y fueron acogidos en el hogar de su compatriota Fernando Giménez, volante de Emelec. Tramitaron con su embajada la salida del país. Previamente habrían obtenido un permiso de 15 días de parte de la directiva del plantel.

La cuota foránea de Delfín SC ha sufrido una baja. Se trata del uruguayo Rodrigo Canosa, quien rescindió el contrato con los ‘cetáceos’ para regresar a su tierra. El presidente de la institución, José Delgado, indicó que “la situación del defensa era comprensible” y por ello no pusieron reparos para liberarlo. “Aquí estamos para entender a quienes no quieren estar dentro de la ciudad, todavía hay réplicas. Ese choque anímico con el que uno queda después de esto es duro”, manifestó el dirigente.

Lo opuesto hicieron el argentino Maximiliano Barreiro y el paraguayo  Francisco Silva. El primero reconoció estar afectado y marcado de por vida tras el desastre natural, pero siente que debe seguir ayudando al pueblo mantense mientras se normaliza la situación. “En Manta las familias se levantan todos los días para buscar algo para sus hijos. De esto se sale, muchas ciudades pasaron por esto y se recuperaron”, comentó el delantero.

‘Maxi’ por ahora se encuentra solo. Puso su familia a buen recaudo en Argentina. De su lado Silva tiene a sus parientes en el país y todo indica que esperará el desplazamiento del equipo a Guayaquil el día de hoy, sin intenciones de irse.

La situación con los extranjeros de Liga de Portoviejo es compleja aún. Christian Fabiani, Federico Tursi, Patricio Escott y Diego Romero tienen deseos de regresar a Argentina, al quedarse damnificados junto a sus familiares. Todos ellos viajaron a Guayaquil para tramitar su situación migratoria en el consulado de Argentina.

Desde su cuenta Twitter, el ‘Ogro’ Fabianni expresó su inconformidad con la situación que viven él y sus compatriotas; asegura que no tienen visa de trabajo para continuar en el país y de irse tendrían problemas para regresar. La Asociación de Futbolistas del Ecuador (AFE) ha prestado asistencia a los foráneos, sobre todo en lo que tiene que ver con materia contractual, según confirmó el vicepresidente Edwin Tenorio.

“Hay compañeros que por las circunstancias están haciendo los trámites para salir, y nosotros estamos haciendo las gestiones con los presidentes de los clubes respecto a los contratos, para que puedan irse sin problemas”.  El directivo de AFE expresó su molestia ante la poca preocupación de algunos clubes que han mantenido a sus jugadores extranjeros sin tramitar su visado de trabajo, algo que en una tragedia como esta es más difícil de resolver.

“No se debe permitir que los clubes incumplan con los trámites migratorios, porque es obligación del equipo hacerlo y que todos los foráneos trabajen ya regularizados”.

En Colón FC los foráneos han asumido su posición de damnificados con los demás portovejenses. Los brasileños Ricardo Felis, Cleobaldo Roche, y el paraguayo Francisco García, sufren los estragos del terremoto y parece que en medio del caos será difícil que retornen a sus países. ‘Ricardinho’ ya hizo pública su situación a través de fotos y mensajes de texto enviados a un medio de su país. Manifestó su deseo de volver a Cabo Frío, pero tendría dificultades, principalmente económicas. Por ahora él y sus compañeros se encuentran en un albergue junto a otras víctimas.

En medio de la psicosis, las bajas y los problemas de infraestructura, tal parece que la actividad deportiva en la provincia demorará más de una semana en ser retomada. (I)

Datos

Dispersos. Las plantillas de los clubes manabitas aún no han conseguido reunirse en su totalidad. Muchos jugadores están damnificados junto a sus familias.

Psicosis. Directivos de los equipos de Manta y Portoviejo han confirmado que las amenazas de réplicas mantienen en zozobra a los jugadores y estos se niegan a entrenar en estas ciudades.

Traslado. El presidente de Delfín SC, José Delgado, confirmó que hoy el equipo se desplazará a Guayaquil para instalarse provisionalmente y entrenar en las canchas de Fedenador.

Evaluaciones.  Tras el desastre, algunos clubes aún tienen que valorar si los sitios de entrenamiento están aptos para acoger al equipo. LDUP hará esta evaluación hoy.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: