En Navidad sucedieron cosas que hicieron historia en la literatura

- 26 de diciembre de 2016 - 00:00

En numerosas ocasiones, la literatura ha abordado la Navidad. Lo hizo Truman Capote con Un recuerdo navideño, breve ficcionalización de algunas memorias de su niñez. Lo hizo, por supuesto, Charles Dickens, talvez el autor más famoso en lo que a esta época del año se refiere gracias a su novela Una canción de Navidad, en la que vemos al rico y avaro Ebenezer Scrooge, la versión decimonónica del Sr. Burns de Los Simpson, atravesar por una profunda catarsis al recibir la visita de tres fantasmas que le muestran su pasado, su presente y su futuro. Lo han hecho los hermanos Grimm, Hans Christian Andersen y Agatha Christie.

En Ecuador, escritores como Édgar Allan García y Hans Behr tienen algunos títulos. Jorge Dávila Vásquez, premio Eugenio Espejo 2016, suele escribir poemas navideños en esta época. Y, en una etapa previa a su incursión en el realismo, el guayaquileño José de la Cuadra escribió Sueño de una noche de Navidad.

Durante esta época, en la que se recuerda el nacimiento de Jesús (y también de otros dioses), se cuentan historias que intentan promover el buen comportamiento de los niños, el valor de la familia y el amor al prójimo. En esta edición de CartóNPiedra, hemos decidido contar pequeñas anécdotas que tienen un poco de todo eso. Carambolas del destino que iniciaron largas tradiciones, acciones obligadas que permitieron el desarrollo de una corriente filosófica, impostores que nos hacen felices. En Navidad han ocurrido cosas que con el tiempo hicieron historia, y nos hemos enfocado en la literatura.

Además, contamos la historia de Crescencio Salcedo, el autor de la canción ‘El año viejo’ (esa que dice «me dejó una yegua blanca y una buena suegra»), hablamos del Vaporwave, estética que mezcla imágenes pixeladas de los noventa con estatuas grecorromanas, y echamos un vistazo a algunos libros locales que circulan desde hace poco: los poemarios B2, de Paúl Puma y Con un manuscrito en el horizonte, de Freddy Ayala Plazarte, y la brutal novela Nefando, de Mónica Ojeda.

Feliz navidad, queridos lectores.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: