El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.4/Dic/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

El Día del Periodista es una ocasión para pensar en su futuro

05 de enero de 2013 00:00

La profesión más noble del mundo, la más ingrata también, pero ante todo la que sufre una de las mayores metamorfosis de la historia, tiene hoy día en Ecuador su celebración máxima.

Esta fecha permite y obliga a reflexionar sobre su futuro. Por dos elementales razones que son poderosas al mismo tiempo: periodista era aquel ciudadano que solucionaba una demanda enorme (la información escasa) y, al mismo tiempo, una personalidad con elevada simpatía y reconocimiento social por el servicio y valor público de su oficio.

Ahora eso ya no ocurre. De hecho, paradójico y real, “medio mundo es periodista” y cada ciudadano, desde su herramienta digital, hace lo que antes era “privilegio” y “potestad” de un grupo de personas que sabía escribir y comunicar.

A la vez: las noticias ya no son como antes (un hecho que se comunicaba mucho tiempo después de ocurrido), ahora se conocen en tiempo real, al instante, prácticamente por menos periodistas y sí por más ciudadanos y actores políticos, sociales, deportivos, económicos y culturales. Un presidente de cualquier país -vía Twitter- da a conocer a todo el mundo una decisión importante. Con ello ha desaparecido la mediación que hacían los periodistas.

De ahí que en el Día del Periodista Ecuatoriano, además de hacer el más sentido homenaje, hay que pensar el futuro de este oficio y profesión. Alrededor de eso hay que debatir y reflexionar con muchos más argumentos para dignificar la profesión y que sea un verdadero instrumento para mejorar la democracia, el servicio público y la toma de decisiones de todos y todas.

No es motivo este día para solo aplaudir, también es para ser autocríticos con lo que se ha hecho mal y debe corregirse de urgencia.

Contenido externo patrocinado