HAY NUEVE ZONAS SEGURAS ESTABLECIDAS EN EL PUERTO PRINCIPAL

Edificios de Guayaquil presentaron nuevos daños tras remezones

- 19 de mayo de 2016 - 00:00
Trozos de la fachada cayeron ayer, por efecto del sismo, de una edificación de Pichincha y Aguirre, en el centro de Guayaquil. Los peatones evitaron pasar por allí.
Foto: José Morán / El Telégrafo

Los conductores abandonaron sus carros en las avenidas y los peatones se agruparon en las plazoletas del centro para protegerse de la caída de objetos.

La circulación de vehículos se detuvo repentinamente en la avenida Nueve de Octubre, en el centro de Guayaquil. Los automotores, que a esa hora eran numerosos, empezaron a mecerse.

El tráfico se paralizó en esa arteria principal del cantón. Los conductores optaron por salir de los carros y los dejaron abandonados a mitad de la vía.  

Así reaccionaron los guayaquileños ayer ante la réplica de 6,8 grados ocurrido a las 11:45. Las personas, de forma inusual, llenaron aceras, parterres y portales de las edificaciones.

A la altura del Hotel Oro Verde se observó a extranjeros que evacuaron de ese sitio. Los ciudadanos que estaban por la zona, cerca de García Moreno, buscaban la parte central de la calle para evitar ser golpeados por cualquier objeto que cayera de los edificios.

El Parque del Centenario fue uno de los espacios que buscaron los transeúntes y trabajadores que se encontraban cerca del sector. La mayoría estaba con el teléfono celular en las manos, pero por algunos minutos no entraron las llamadas en algunas operadoras.

Desde Lorenzo de Garaycoa hasta la avenida Malecón, donde se concentra la mayor cantidad de edificios, las actividades se alteraron completamente. Los guayaquileños, aterrados, miraban hacia arriba, tratando de constatar si estaban en riesgo.

Gran parte colmó la Plaza San Francisco (Nueve de Octubre y Pedro Carbo), uno de los sitios más despejados del área. Trabajadores con uniformes de bancos, almacenes de electrodomésticos, empresas públicas y de comidas rápidas se juntaron y llenaron la plazoleta, donde casi ya no había espacio para más personas.

Luego del movimiento, algunos optaron por quedarse parados o sentados al pie de las construcciones. Los estudiantes de los colegios  regresaron a casa; otros esperaban a sus padres en las entradas.

Un equipo periodístico de este Diario constató, en una visita rápida por la zona, que hubo daños en fachadas.  En la parte baja del edificio de la Superintendencia de Compañías, en Pichincha y Aguirre, había pedazos de concreto que cayeron del inmueble. A pesar de eso, muchas personas permanecieron paradas o caminaban por esas áreas. Incluso algunos obreros, sin importar los riesgos, colocaron escaleras para hacer trabajos varios: pintura, mantenimiento de aires, colocación de cables, construcción, entre otros.

Mayra Montiel, vecina de Sucre y García Moreno, se sentó en el portal del edificio donde vive. Ella desconoce a dónde debe ir en caso de un terremoto. Junto a su casa había trozos de concreto que cayeron por la nueva réplica.   

Según el Municipio, las áreas seguras de la ciudad son el Parque Samanes, Parque Multipropósito (Paraíso de la Flor), Explanada del Estadio Modelo, Explanada del Estadio Monumental, Plaza de Administración, (Pichincha entre Clemente Ballén y 10 de Agosto), Centro Cívico, Cancha 7 Mosqueteros (Coviem), Parque Metropolitano (Km 14 1/2) y Parque Stella Maris. En Quito, los ciudadanos se agrupan en el Parque La Carolina. (I)

El tráfico vehicular se detuvo en la avenida Nueve de Octubre. Los conductores se bajaron de los carros y, por un instante, los dejaron en la vía. Foto: José Morán / El Telégrafo

---------------------------

Los servicios en Guayaquil estuvieron en funcionamiento

En Guayas, según el Gobernador, solo hubo leves daños en tres cantones

El gobernador del Guayas, Julio César Quiñónez, dijo ayer que se evalúan las fisuras presentadas en edificaciones del centro de Guayaquil.

La autoridad provincial manifestó que están  reunidos como Comité de Operaciones de Emergencia (COE) provincial y emitiendo informaciones sobre el estado de edificaciones que pudieran haber tenido algún inconveniente. Preliminarmente se reportaron afectaciones en 2 postes de alumbrado público en Sauces 6 y otro en el mercado central. Además, hay fisuras en un centro de abastos de Jujan. Lo mismo en la pared de la escuela Mons. Leonidas Proaño, del cantón Durán.

No existen reportes de heridos a causa de los últimos dos movimientos telúricos; de todas formas el representante del Ejecutivo llamó a la calma a la ciudadanía.

Mientras, el alcalde Jaime Nebot, a través de la cuenta de Twitter del Municipio, reportó que no hay mayores novedades en cuanto a las estructuras de puentes elevados y pasos peatonales.

Del mismo modo, el titular del Cabildo porteño expresó que el aeropuerto, terminal terrestre, túneles, servicio de Metrovía, agua potable y energía funcionaron normalmente.

“Las alertas en un edificio de almacenes La Ganga, Produbanco y La Previsora fueron falsas”, concluyó Nebot. Los eventos públicos masivos fueron suspendidos por 48 horas desde ayer. (I)

Los ciudadanos andaban con el celular en la mano para llamar a sus familiares. Las líneas de telefonía móvil colapsaron por varios minutos. Foto: José Morán / El Telégrafo

-------------------------------

Reporte en 6 urbes del país

Ciudadanos evacuaron lejos de edificaciones

Habitantes de Cuenca, Machala, Tulcán, Ambato, Latacunga y Riobamba optaron por ponerse a buen recaudo a pocos minutos del movimiento telúrico ocurrido al mediodía de ayer.

Los edificios de oficinas públicas y privadas, los centros de educación superior, colegios y escuelas también fueron evacuados de manera ordenada.

En la capital azuaya, el remezón sucedió cuando el ministro de Transporte y Obras Públicas, Walter Solís, daba una rueda de prensa. Todos conservaron la calma.

Los riobambeños coparon plazas y parques con el fin de evitar la posible caída de objetos sobre sus cuerpos.

En Machala, los trabajadores del Municipio, Gobernación de El Oro y bancos privados, se trasladaron hasta el centro del parque Juan Montalvo.

Mientras que quienes laboran en el edificio de la Prefectura, uno de los más altos, se acomodaron en las vías. Los padres de familia acudieron a escuelas y colegios para retirar a sus hijos.

Los latacungueños consultados por este diario dijeron que no sintieron todo el poder del sismo como sí sucedió en otras poblaciones. A pesar de ello, los que se percataron del remezón se movilizaron hasta las áreas verdes.

En la avenida Los Shyris de Ambato, los  transeúntes buscaron sitios abiertos y lejos de postes o edificaciones como medida de autoprotección. Una actitud similar tuvieron los ibarreños, quienes dejaron sus puestos de trabajo, negocios y domicilios. En estas urbes no se reportaron heridos ni daños graves. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: