Sector pesquero se recupera y busca que la Unión Europea retire la tarjeta amarilla

Las recientes evaluaciones virtuales de la comisión encargada del análisis han sido positivas, tras la integración del Comité Interinstitucional de Crisis.
16 de octubre 18:49

La pesca representa el tercer ingreso no petrolero para el país, después del banano y el camarón. La pandemia, según explica Luigi Benincasa, director de la Asociación de Atuneros del Ecuador, tomó a la mayoría de las embarcaciones en alta mar y trabajar fue una de las mejores estrategias para evitar el contagio. Quienes se dedican a esta actividad, dijo, conocen muy bien los protocolos de bioseguridad.

Aún así, la emergencia tuvo un impacto en el sector. Bruno Leone, presidente de la Cámara Nacional de Pesquería, indicó que entre marzo y abril la producción cayó en un 40%, pero actualmente el panorama es más alentador y los números reflejan que en relación al año anterior la afectación no supera el 5%.

La dinámica de la naturaleza, explicó Leone, también tiene relación con el proceso de recuperación económica. La presencia del fenómeno de la Niña en las costas ecuatorianas ralentiza la captura y, por ende, los precios tienden a subir. Por otro lado, las regulaciones de las organizaciones internacionales establecen períodos de veda en los que la actividad debe bajar el ritmo. En el caso del atún, la próxima está prevista para el 8 de noviembre y durará 72 días.

Y es justamente el cabal cumplimiento de estas disposiciones, lo que espera el sector pesquero por todas las flotas internacionales, particularmente de China. Por ello, en la próxima reunión de la Organización Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur, que se realizará en Rusia en enero de 2021, se expondrá del Ecuador: “Prohibición de trasbordo en altamar, prohibición de interactuar con barcos auxiliares, observadores a bordo y límite de flota. Similares medidas tenemos nosotros, entonces no tienen por qué a unas flotas o a un tipo de pesquería administrarles de una forma y a otras de otra forma”.

Esto mientras que los esfuerzos para levantar la tarjeta amarilla de la Unión Europea (UE) avanzan a buen ritmo según el representante del sector. Las recientes evaluaciones virtuales de la comisión encargada han sido positivas, tras la integración del Comité Interinstitucional de Crisis; y tal como lo establece la nueva ley, que formaba parte de los requerimientos de la UE, está por contratarse una plataforma electrónica con recursos internacionales para el control de la trazabilidad.

En el 2019 se capturaron 300 mil toneladas de atún, las industrias locales procesan cerca de 500 mil toneladas al año de este producto marino, de las cuales el 80% se exportan y el resto se destina al consumo local. (I)