La historia futbolera en la ‘nueva piel’ del Ecuador

23 de junio de 2011 00:00

Recuerdos imborrables, con alegrías y tristezas entrelazadas encierran los 21 modelos de camisetas que constan en el recuento de la historia del balompié ecuatoriano. La nueva versión, con lo último en tecnología textil se presenta hoy a las 20:00 en la Casa de la Selección, sector Monteolivo (nororiente de Quito).

Los diseños existentes se remontan a 1945, y hasta el 49 se modificaban  cada dos años. La característica fundamental era el corte tipo camisa con botones incluidos y una gruesa franja inclinada azul: a veces de izquierda a derecha y en otras lo contrario.

Ninguna tuvo una connotación especial hasta 1966 cuando Ecuador estuvo a punto de inscribirse por primera vez en un campeonato mundial.  Ahí destacó la habilidad del ya fallecido Alberto Spencer, que se quedó en el recuerdo de quienes vieron la derrota de la “Tricolor” ante Chile (1-2) en Perú.

Desde ahí transcurrieron 3 décadas y 6 nuevas alternativas se instalaron sin mayor suceso en la memoria de los hinchas. A partir de 1985 hasta el 91 se mantuvo sin alternación el mismo diseño, con la franja gruesa central azul rodeada de dos finas líneas rojas.

En 1993 se dio el primer gran cambio en la composición de la divisa tricolor. La empresa  Reebok dispuso los colores rojo y azul en forma similar al sello de la marca internacional. Ese modelo lucieron los compatriotas en la Copa América que se desarrolló en nuestro país. Ahí la Tricolor fue cuarta, la mejor ubicación que hasta el momento ha logrado  en este torneo.

Un año más tarde, Marathon Sport asumió la producción de la “piel del país”. Desde ahí han sido seis modelos, todos en tela poliéster, los que ha entregado esta empresa. El séptimo se revelará esta noche en una ceremonia especial.

El tipo de cuello, la marca auspiciante y el sello de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) son los elementos que varían en cada diseño. De esas producciones, la más recordada es la de 1999, con la que se consiguió la primera inscripción en una copa mundial, la de Corea y Japón 2002 con los históricos: Agustín Delgado, Iván Kaviedes y José Cevallos, entre otros. 

En una encuesta realizada a los seguidores de Diario El Telégrafo en las redes sociales Facebook y Twitter sobre la camiseta que más les agradó, el 60%  se inclinó por el diseño  del Mundial Alemania 2006, que se caracterizó por presentar la manga derecha totalmente azul y en la parte inferior izquierda dos franjas (azul y roja) estilo garras. Esos son los detalles que desean que se mantengan, en distinta ubicación, en la nueva divisa que los seleccionados lucirán en la Copa América de Argentina y en el Mundial Sub 20 de Colombia.

El diseño 2006 fue catalogado por sus creadores como el más juvenil, incluyó las siglas de la FEF en 3D. En ese año se instauró por primera vez el estilo ergonómico (ajustado al cuerpo) que hace más visible el tirón de la camiseta por parte del rival. Además, tiene la tecnología techfit (tela superligera), que facilita el desplazamiento del jugador en la cancha, incluso se dice que los dota de 1% más de velocidad,  según la web oficial de esta marca.

Se mantiene la base del poliéster, pero  el tratamiento químico que recibe lo hace más acorde a las exigencias estéticas del momento.  La tela es antibacterial, con hidrofilidad, que facilita la expulsión  del sudor al exterior (la camiseta se mantiene  seca). 

Además, presenta un tejido perforado en las axilas y espalda para mayor eliminación de la transpiración.  El elemento adicional en  el diseño de hoy será la protección solar UV (rayos ultravioleta). “Toda la tecnología que prevalece a nivel mundial la tenemos en la nueva camiseta. Es un diseño  innovador”, sostuvo Esteban Delgado, gerente de marketing de Marathon.

La camiseta principal estará a disposición de los aficionados desde mañana, a un costo de 49,90 dólares. La alterna demorará al menos dos meses en salir a la venta.