Flora Martínez: "Amé el amor que Frida sentía por Diego"

- 20 de enero de 2020 - 00:00
Flora Martínez, actriz y cantante colombo-canadiense
Foto: Miguel Castro / ET

En la obra Frida Libre, que se presenta en el Teatro Sánchez Aguilar, la actriz hace un viaje por la vida de la pintora mexicana.

La actriz y cantante colombo-canadiense Flora Martínez nos revela su gran admiración hacia la pintora Frida Kahlo, y cómo la mexicana ha influido en gran parte de su vida artística.

¿Quién es Flora Martínez?

Es una comunicadora, una artista absolutamente inquieta. Creo que el arte, su función mayor, siempre fue la de brindarnos un espacio para que reflexionemos sobre nosotros mismos y siempre mi búsqueda ha sido, con respecto a mi voz, a que lo que comunique sirva para algo.

¿Qué la motivó o incidió para inclinarse por el teatro?

Uno en la adolescencia muchas veces quiere abandonar el colegio y los papás te dicen que no. Mi caso fue al revés, yo quería seguir estudiando, y mi papá me dijo: el colegio no te servirá para mucho. Él es un gran filósofo y decía: yo siento que la educación no le sirve a los seres humanos para que sean mejores individuos, sirve como para que se vuelvan esclavos del Gobierno. A los 15 años él me sacó del colegio y me preguntó: ¿Tú qué quieres hacer? Le dije que el teatro me gusta mucho, y entonces me contestó: Vas y empiezas a estudiar teatro.

Entré a una escuela de teatro y ahí muy pronto comencé a hacer televisión. A los 20 años me fui a Nueva York a estudiar música y siempre me fui como formando, muy sola, pero siempre con mucha disciplina.

¿Cómo nació su relación con Frida Kahlo?

A los 15 años hacía una serie de televisión que se llama La otra mitad del sol y Azteca la llevó a México, entonces tuvimos que viajar. Recuerdo que lo primero que hice ni bien llegaba a México fue ir a conocer la Casa Azul, porque ya sabía de Frida, y ahí ya empecé todo mi periplo, conseguí su diario y sus cosas. Además, estudiando toda la obra, ya a la hora de escribirla, buscando todo lo que se había escrito sobre ella, vi un título que decía Las dos Fridas, y ahí me acordé de que la primera obra de teatro que mi papá me llevó a ver cuando tenía 8 años se llamaba Las dos Fridas y fue la razón para que me enamore del teatro.

¿Qué le impactó más de la vida de Frida Kahlo?

En la Casa Azul uno entra y llega hasta la cocina y allí está escrito “Diego y Frida”, así como con vasijas chiquitas de barro y en la almohada de ella está tejida la palabra “Diego”. Amé el amor que ella sentía por Diego, digamos que me enamoré de su forma de amar, más que cualquier otra cosa.

¿Considera que se ha estigmatizado la idea social que se tiene de Frida, que la han convertido en un meme?

Es fácil caer ahí, es como una especie de cantinflalizarla. Son personajes tan grandes que no se quedan ahí. Frida es lo que todo el mundo ve y piensa que es, pero hay una Frida que pintó los cuadros y que está en sus diarios, por eso fui un poco más allá.

Hablemos de Frida Libre, ¿cómo surgió la idea de hacer la obra?

Fue por accidente, porque me ofrecieron hacer el monólogo de Frida Kahlo, que eran seis funciones, y yo siempre amé a Frida desde chica, pero cuando leí el libreto no me gustó mucho porque sentía que no era la Frida Kahlo que me gustaría contar artísticamente.

Entonces, por suerte me hicieron caso y me dejaron escribir un nuevo libreto con la ayuda de mi esposo José Reinoso, que es un productor musical. Con él escribimos la obra, la dirigimos e hicimos todo el montaje. Imagínese, eran seis funciones y ya van tres años, y la obra está traducida al inglés.

¿Qué verá el espectador en Frida Libre?

El espectador encontrará un monólogo musical, que es toda la vida de Frida, como narrada históricamente, pero a través de un diálogo con su propia muerte, pero la muerte como la ven los mexicanos. La obra se presenta en el Teatro Sánchez Aguilar y la pueden ver desde niños de 7 años hasta una persona de 120. La obra emociona mucho, pues la gente cantará, reirá, llorará y es muy interactiva.

Frida ha sido cuestionada por haber mantenido una relación romántica y dolorosa con Diego Rivera, ¿cómo se aborda esta idea en la obra?

Diego para Frida es casi como su columna vertebral, era una cosa muy fuerte la relación de amor que ellos tenían. Soy de las que piensa, porque leí mucho su vida, que Diego fue el sustento de ella, el amor que ella sentía por él es lo que la sostuvo durante toda su vida, un amor imperfecto, un infiel, muy difícil de llevar. Lo que realmente siento que le faltó a ella es que se quisiera más, pero del resto no le cambio nada.

¿Que nos dice del feminismo Frida Libre?

Frida representa lo que el feminismo, en el momento en que nace, es la rebeldía. Es esta mujer que se viste como un hombre, que no acepta que le pongan la pata encima. Ella es rebelde de su propio género, es una gran feminista. Lo que pasa es que yo, y creo que ella también, diferimos del feminismo en que no considero que nunca la mujer está por encima del hombre y viceversa, pero no creo que ganamos nada con ponernos encima o con llevar al hombre para abajo, y Frida nunca lo hizo.

¿Después de Frida Libre qué otra obra tiene en agenda?

Estamos en un montaje de otra obra que es de Chavela Vargas, una cantautora costarricense, es otro monólogo musical, realmente me enamoré de este formato; y Frida Libre, que sigue de largo, viajando por todo Estados Unidos, pero falta mucho, y por supuesto, llevarla a México. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Cuentos de Cartón

#CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar

Medios Públicos EP