Alberto Pablo Rivera, actor, director y productor de cine publicitario

"No creo que debe ser nuestra obligación hacer denuncia social"

- 03 de abril de 2019 - 00:00
Foto: cortesía de Paulina Castillo

El artista habla de su participación en la cinta Algoritmo. Además, cuenta sobre su trabajo de dirección para la campaña #Libresdeviolencia, que ya rueda en los canales locales e internet.

En dos semanas empiezan las grabaciones de Algoritmo, la octava película de Alberto Pablo Rivera, producida por Darío León y dirigida por el boliviano Carlos Piñeiros.

La cinta trata de conspiraciones norteamericanas, en las que el actor interpreta a un exsoldado y científico que es capaz de controlar el mundo con la tecnología.

Recordado por el papel del inmaduro y soñador Mike   en la  primera cinta que dirigió, Sexy Montañita (2014), el artista guayaquileño ha estado al frente de proyectos en formato de teatro corto.

De sus trabajos destaca el del ciclo de microteatro en inglés presentado en el Centro Ecuatoriano Norteamericano (CEN) y en Estudio Paulsen.

Como actor recorrió varios espacios como pop up, donde  actuó en la obra Yo soy Lorena Bobbit, en el rol del violento John Bobbit.

Como productor de cine publicitario también tuvo  participación en la dirección de los audiovisuales de la campaña #Libresdeviolencia, a través de su productora New Rock Cinema.

Se trata de una iniciativa de la Universidad Católica junto al Ministerio de Educación que retrata la violencia en 18 spots publicitarios.

¿Cuál es su aporte para la campaña #Libresdeviolencia?

Dirigí videos que tocan temáticas como el abuso en pareja o la indiferencia  cuando vemos que algo pasa en la calle y no hacemos nada, o que sabemos que a la vecina le pegan pero no llamamos a la Policía y otros. 

¿Considera que se debe aprovechar lo mediático del teatro para la denuncia social?

Yo sé que hay ciertos temas en que la gente escucha consejo en la iglesia, con los amigos, pero de alguna forma a veces ve y consume consejos en el teatro.

Sin embargo, no creo que debe ser nuestra obligación como artistas porque lo que finalmente tenemos que hacer es entretener, pero sí dedicarnos de vez en cuando  a dar contenido social.

¿Qué contenido social cree que ahora se trabaja más desde el teatro?

De tantos temas sociales, el más importante de las luchas, y que ahora está dando de qué hablar, es la igualdad de derechos para la mujer.

Cada 72 horas matan a una en el país, son cifras alarmantes que están en diferentes investigaciones. Son temas que a través del teatro se pueden exponer y alzar la voz.

¿Crees que la evolución teatral  puede medirse en los nuevos escenarios de la urbe?

El grado de profesionalismo se ve en la puesta en escena y se mide por la preparación. La mejor forma de  valorizar el arte y medir la evolución es ver las taquillas y creo que a muchos espacios les comienza a ir bien.

Creo que por ese lado se puede empezar a medir que está funcionando la nueva oleada teatral.

¿Considera que el teatro les ha cambiado la rutina a los guayaquileños?

El teatro ha entrado a provocar una competencia con el cine, dos lenguajes por los que hay que salir de casa y planificar. Nos enseña una disciplina, a ser puntuales y consumir este arte. No soy de la filosofía de que hay que educar al público, cambiarles la vida y modificarlos; para mí eso es mentira, solo somos herramientas para contar una historia y estamos acá para entretener al público (...) Antes decíamos “salgo a comer o a una fiesta o me voy al cine”, ahora decimos “salgo a comer, me voy de fiesta, al cine o salgo al teatro”, es parte de nuestro discurso.

¿Cuál es su apreciación de la nueva generación de actores?

Estoy muy orgulloso de la nueva ola de actores de la ciudad. Nuestra generación viene a ser la segunda de la historia de actores profesionales. Antes no había formalidad ni profesionalismo. La primera generación, la de los Garzón, Marina Salvarezza, Oswaldo Segura y otros nos labraron el camino y nos quedó un poco más fácil a los que ahora tenemos 30 años. Porque hemos tenido la fortuna de estudiar actuación y entender la parte técnica, más la oleada de cine, internet y nuevas comunicaciones podemos enterarnos de las tendencias y esas son ventajas a favor.

¿Cuál es su método para construir un personaje?

Soy de la teoría que uno debe buscar la mayor cantidad de similitudes entre la personalidad de ese personaje y de uno mismo. Los actores tenemos que ser cultos e intelectuales, debemos leer mucho y estar informados, tener un bagaje de cultura general gigantesco porque en cualquier momento interpretaremos a  cualquier personaje.

¿Hacia dónde se dirige en el plano actoral?

Estoy buscando personajes que me generen más retos. Que se diferencien más de mi propia personalidad para tomarme más tiempo y camino en hilar las pocas similitudes entre mi vida personal y el personaje que está en escena. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: