“El visitante contribuirá con el pénsum de la feria”

17 de septiembre de 2012 - 00:00

Luego de que el poeta cingalés Indran Amirthanayagam realizara una pequeña gira de recitales por Quito, Guayaquil y Cuenca, Fernando Naranjo, director Provincial de Cultura del Guayas, continúa con la difusión del programa artístico y académico de la III Feria Internacional del Libro de Guayaquil (FIL), en la que participará el cingalés, que se realizará del 11 al 21 de octubre en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC) del Centro Cultural Libertador Simón Bolívar.

¿Cómo será la próxima FIL?

Queremos aumentar el poder de convocatoria porque la planificación de la Feria es un proceso. Tendrá como tema “Memoria e Identidad” y ya tiene el adecuado lema de “Somos nuestra memoria”, tomado de un verso de Borges, lo que es interesante ya que uno es nada sin tener cosas que recordar y que lo identifiquen. Hay que volverle a dar relevancia a aquellas cosas que se olvidaron con una mirada naturalmente crítica y objetiva también.

¿Quiénes vendrán al evento?

Cada 15 días tenemos conversatorios con escritores nacionales y coincidió que Indran Amirthanayagam pasó por el país y lo invitamos a hacer una breve gira y fue una revelación ya que sus lecturas en español corresponden a una preparación literaria realmente importante y lee bien sus poemas. Estarán invitados de 8 países y tenemos una interesante convocatoria de dramaturgos. Viene Carolina Vivas, vinculada a un famoso grupo teatral en Colombia.

De Argentina tenemos a la primera poeta Diana Bellessi, quien en su juventud, incluso, vivió en Guayaquil, y a Adolfo Colombres; de Chile a Marcelo Novoa Sepúlveda, y a Miguel Huezo, de El Salvador, quien fue combatiente y  director de propaganda o algo así del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El escritor boliviano, radicado en Nueva York, Rodrigo Hasbún y de la república hermana de Venezuela vienen Enrique Hernández DJesús, El “Catire” Hernández, el escritor Gabriel Jiménez Emán, que lanzó hace unos 3 ó 4 años en Quito una novela sobre Antonio José de Sucre, y Menena Cottin (Carmen Elena Rodríguez Sanabria de Cottin) que es una experta productora, creadora y ensambladora de libros infantiles. De Perú vendrán dos poetas, el joven Raúl Heraud, editor  comprometido con la nueva poesía ecuatoriana, y Enrique Verástegui, uno de los más importantes de su país.

De EE.UU., Michael Handelsman y dos autores ecuatorianos radicados allá, Álex Lima, con un estudio interesante sobre la poesía colonial, y Esteban Mayorga, autor del fascinante “Un cuento violento”.

¿Cuál es la inversión para la FIL?

Habrá 22 escritores extranjeros y por lo menos unos 60 nacionales, que pueden llegar a 70 o 78, porque entidades del Gobierno como el Ministerio Coordinador del Patrimonio tendrán su programa con  lanzamientos e invitados que se añaden al cronograma. La inversión es de $ 350.000 desde el Ministerio de Cultura y cada noche habrá actividades artísticas  y de otras expresiones de la cultura urbana. A las librerías se les dará el catálogo de  invitados para que oferten sus obras.

¿Entra en juego los memoriales del Ministerio de Cultura?

Sí, los ejes que cruzan transversalmente la feria tienen que ver con la recuperación de saberes, de tradiciones. Estamos consolidando una memoria latinoamericana, que significa tener recuerdos y planes comunes. Con las universidades venimos conversando hace un par de meses, pero con los colegios recién  para que esté fresco el mensaje, y el Ministerio de Cultura está haciendo actividades relacionadas con la vindicación de la memoria social. Tenemos buena apertura para que un autor internacional pueda ir a una universidad, un colegio, un cantón o visitar un sitio especial de la provincia o del sector, para lo que ya está prevista la logística y se alistará la agenda.

¿Cómo se adecuará el espacio?

Este año habrá 50 pabellones de 2x3. Toda la avenida del Malecón va a tener una presencia visual contundente desde antes de la feria con los avisos, un buen trabajo artístico de luces y con los eventos artísticos en las afueras del Centro Cultural Libertador Simón Bolívar.

La FIL tendrá una provincia invitada, Manabí, debido a que la influencia que tuvo la Generación del 30 en las provincias circundantes fue muy intensa, además tiene una gastronomía tan diferente, una paisajística tan distinta, lo que hace muy diferente a sus componentes; hay mucha influencia europea, lo que se comprueba en los nombres, dos generaciones atrás, extraños.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: