Biblioteca Nacional del Ecuador requiere nuevo espacio para funcionar

- 19 de abril de 2019 - 00:00
Una de las salas de la Biblioteca Nacional Eugenio Espejo, en el Edificio de los Espejos (CCE). En otro salón se archivan los libros incunables.
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

La Biblioteca Nacional Eugenio Espejo (BNE) es el depósito legal de libros y publicaciones del país al igual que la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit (BEAEP), que tiene esa función desde hace décadas.

Desde febrero pasado, la administración de la BNE funciona en el octavo piso del edificio Contempo (Amazonas y Cordero) y, desde allí, el asesor jurídico Diego Valdivieso cuenta que el 27 de marzo firmaron un convenio con el Senadi (Servicio Nacional de Derechos Intelectuales) para que los autores de textos impresos entreguen el 2% del tiraje de sus libros para la reserva.

Pero los periódicos y revistas no llegan directamente a la BNE (que ha sobrepasado el millón de estos ejemplares), mientras que la BEAEP sí tiene actualizado su archivo hemerográfico.

En septiembre del año pasado, la BNE se convirtió en Entidad Operativa Desconcentrada (EOD), lo cual le otorga autonomía financiera y administrativa. Fue fundada a fines del siglo XVIII y por su nombre debería ser el mayor repositorio bibliográfico del Ecuador.

Desde 1945 ocupa un espacio del Edificio de los Espejos, en la Casa de la Cultura, que no es el más adecuado para su funcionamiento. Antes de la Conferencia Mundial Habitat III, en octubre de 2015, cerró por readecuaciones —según el Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP)— y casi dos años después, volvió a abrir al público.

Las nuevas instalaciones deberán soportar 2.000 toneladas de libros, entre los que están una docena de tomos de publicación anterior al año 1500 (incunables).

En el actual repositorio hay 9.095 títulos que pertenecieron a la congregación jesuita, a esos solo pueden acceder investigadores.

Aún no está determinado el espacio al que se trasladará el repositorio y sus oficinas pero hay la expectativa de que sea un edificio amplio, de unos 10 mil metros cuadrados.

La actual Directora de la BNE es Katia Flor y las opciones es que sea un sitio emblemático o patrimonial. si no se construye uno nuevo. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: