Superman, el hombre de acero, es maleable en el audiovisual

03 de julio de 2013 - 00:00

El año de estreno de Man of steel (El hombre de acero), la última película de Superman, no es casual: en 2013 se cumplen los 75 años de la aparición del más poderoso superhéroe  del multiverso de DC Cómics.

Si bien el personaje fue creado en 1932 por el escritor estadounidense Jerry Siegel y el artista canadiense Joe Shuster, no fue hasta 1938 que se registró su primera aparición, en viñetas, en la revista Action Comics.

Man of steel dirigida por Zack Snyder -300 y Watchmen-, lleva una serie de respuestas a preguntas que talvez nadie se hizo, pero que resultan muy útiles a la hora de comprender el entorno y leitmotiv de Superman.

Superman combatía el crimen organizado en los años en que Al Capone manejaba el contrabando de licorEs que las historias y los trasfondos que suelen entretejerse en la trama del cómic han tenido dimensiones distintas a lo que se ha visto en las versiones filmadas, tanto en la pantalla grande como en la chica. Eso, tomando en cuenta las anteriores adaptaciones cinematográficas o para televisión que tuvo el hombre de acero.

Si bien en la versión en cómic, Superman  ha servido para reflejar el sentir de toda una nación, las películas y series sobre este personaje no siempre intentaron ahondar en sus orígenes más de lo estrictamente necesario, para luego pasar a la acción, con hilos conductores recurrentes: la relación con Lois Lane, las peleas con los villanos  y el enfrentamiento intelectual con su némesis, Lex Luthor.

En los primeros años de la viñeta (años 30), el hombre de acero luchaba contra el crimen organizado, en una época en que Al Capone controlaba el tráfico ilegal de bebidas alcohólicas en EE.UU. Más adelante (década de los 40), a Superman se lo mostraba enfrentándose directamente con Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

Luego, se abordaba a la Guerra Fría. DC incluso llegó a crear, en uno de sus multiversos, la historia de Superman si hubiera nacido en la Unión Soviética. Políticamente, el hombre de acero concentraba realidades.

DATOS

Si bien Jerry Siegel y Joe Shuster crearon el personaje en 1932, no fue hasta 1938 que se publicó una historieta con Superman.

Sus creadores se identifican
con Superman por ser un extraterrestre que vive según las costumbres de la Tierra, del mismo modo en que ellos eran dos judíos que anhelaban adaptarse a la vida en Estados Unidos.

Por los 75 años de Superman
, el Cómic Club de Guayaquil dedica la Convención Nacional del Cómic al hombre de acero.

La 9a
. Convención Nacional del Cómic se realiza en la Plaza Colón (calle Numa Pompilio Llona), hasta el 7 de julio.
Desde la década del 50 Superman ha sido interpretado por no menos de 7 actores en sagas para el cine y la TV. Si bien la primera interpretación en la pantalla chica fue la de Kirk Alyn en los seriales Superman (1948) y Atom Man vs Superman (1950), no fue sino hasta el siguiente intérprete George Reeves, que una versión rodada del personaje se masificara.

Y ya desde esos primeros años frente a las cámaras, se iba evidenciando que el paso del superhéroe por la pantalla (chica y grande) no tuvo siempre las mismas profundidades que el personaje llegó a adquirir en los cómics.

A mediados del 50, George Reeves, que alcanzó la mayor fama de su carrera como actor con esta serie, lamentaba que su personaje fuera tan “unidimensional”, además de su bajo sueldo, en una época en que la industria de la televisión no terminaba de erigirse.

Luego de la muerte de Reeves, en 1959, no sería hasta 20 años después que el mundo volviera a ver a Superman en video, y esta vez en versión cinematográfica.

Christopher Reeve, actor teatral que entró al cine buscando mejorar sus ingresos, se convirtió en la imagen del héroe por excelencia en Superman I, II, III y IV, entre 1978-1987.

Esa saga, cuyas dos primeras partes tenían como guionista a Mario Puzo, fue perdiendo fuerza. La tercera película, que intenta ser más bien una comedia, es recordada como “la peor”, y el cuarto filme fue el de menor éxito comercial. Desde entonces, Reeve quedó como un protagonista difícil de superar para cualquier actor que interpretara a Superman en el futuro.

En los 90, Dean Cain tomó el papel en una serie cuyo guión rompía por completo con el cómic: la historia se había convertido más bien en una comedia romántica, totalmente concentrada en la relación de Clark Kent y Lois Lane en Lois & Clark (1993-1997).

En Smallville (2001-2011), con Tom Whelling, se mostraba de forma menos frívola la vida personal de Clark Kent -antes de ser Superman- en su adolescencia, donde el personaje presenta serios conflictos internos con respecto a los poderes que posee y lo que ello implica para su vida.

Smallville era una de las primeras producciones que mostraban esa tendencia del siglo XXI de exhibir también el lado oscuro de los personajes, lo que hizo tan aceptado a la trilogía de Batman surgida de la mente de  Christopher Nolan.

Con ese antecedente, Brandon Routh protagonizó Superman Returns (2006), filme que no llenó las expectativas y fue llamada “continuista”, con respecto a las dos últimas películas en las que aparecía Reeve, criticadas por perder calidad en el guión y consistencia.

Finalmente, este año, que además de los 75 años de publicación del primer cómic con Superman, se recuerdan también los 20 años de la muerte de Superman en una historieta de enero de 1993 a manos del villano Doomsday, se estrena la que quizá  es la más compleja de las películas sobre el hombre de acero.

En Man of Steel, un filme que explica más que los otros sobre los orígenes y las motivaciones tanto de Superman como de los villanos, el inglés Henry Cavill se acerca también a los deseos oscuros del más poderoso héroe del Universo DC.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: