Terminó la veda y hay promociones para todos los gustos

- 06 de abril de 2018 - 00:00

Treinta y un días duró la veda pero para el guayaquileño -voraz depredador de cangrejos- se sintió como un año.

Llegó el 1 de abril y los cangrejales abrieron nuevamente sus puertas, desempolvaron las gigantescas ollas y empezaron con el holocausto de crustáceos.

Al norte de Guayaquil, a lo largo de la avenida Isidro Ayora, se hallan al menos media centena de negocios dedicados a la venta de este manjar del mangle y las promociones por el final de la veda resultan irresistibles.

“Venga, le damos siete cangrejos por ‘diez dólar’, cuatro pata gorda y tres pata normal”, vocifera uno de los vendedores afuera del restaurante Marthita 8. “Acá le damos seis cangrejos, tres pata grandota y tres pata grande con toda la salsa y maduro que desee”, se acerca un empleado del cangrejal Maritho. “Nosotros le damos la porción de patacones, arroz o cocolón”, promocionan unos locales más allá. Estos son solo tres ejemplos de las tantas opciones que se ofrecen.

Pero no siempre el número mayor determina quién se gana el cliente. Para los devoradores de cangrejos hay diferentes aspectos que los hacen decidirse. “Yo me dejo guiar por el olor, cuando las especias huelen fuerte hasta afuera casi siempre la sazón es buena”, dice Cinthia Herrera, guayaquileña de 28 años que se acerca con un grupo de tres amigos a romper con la dieta.

“Yo veo qué negocio está más lleno porque seguro ahí son los cangrejos efectivos. Si ya aguanté un mes para poder comer cangrejo, qué me cuesta esperar unos minutos más”, dice Diego Vintimilla, quien la acompaña.

Por su lado, Isabel Ronquillo apuesta a lo seguro. “Yo prefiero pagar un poco más por la seguridad de que me den cangrejos frescos y grandes”, dice mientras se baja del auto y va directo a donde come desde siempre. “Venga, mi niña, que para usted siempre hay patas gordas”, la recibe una señora que apenas la vio llegar, ya le estaba limpiando una mesa. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: