20 minutos siguiendo a una conductora 'multitasking'

- 10 de julio de 2018 - 00:00

El Ford Explorer plateado que va en el carril de servicio de la vía a la Costa, con dirección a Puerto Hondo, salta el rompe velocidades sin hacer pausa para evitar estropearse. Más bien acelera a pesar de que a pocos metros hay una intersección, claro, le asiste el derecho de vía y no tendría por qué detenerse. Otro conductor que espera en la dirección contraria para tomar la vía a la Costa hacia el centro de Guayaquil espera paciente creyendo que el Explorer seguiría de largo, no lleva ninguna señal encendida que indique lo contrario.

El carro, sin embargo, se detiene bruscamente y bloquea la intersección: impide el paso a quienes necesitan girar en U y a los que quieren cruzar la autopista e ir con dirección a Salinas.  Los parabrisas oscuros de las ventanas laterales no permiten distinguir al chofer, pero por el vidrio trasero se observa que se trata de una señora, quien una vez que bloquea el agitado tráfico de las 08:00 del viernes 6 de julio opta por revisar su celular y exaspera al resto de conductores.

Justamente el día anterior, el jueves 5 de julio, a la misma hora, una mujer que intentaba cruzar la carretera murió atropellada unos pocos metros más adelante. Todos esperan que la desgracia cree conciencia en los choferes, pero se evidencia que no es el caso. La conductora del Explorer finalmente suelta el celular y mueve el vehículo. Toma el carril de la derecha con dirección a Guayaquil, pero nuevamente sin advertir se cambia al carril central, más adelante vuelve al de la derecha y unos metros más allá va del extremo derecho al extremo izquierdo de la carretera, sin prevenir a nadie. Los pitos retumban.

En el carril izquierdo, la señora opta por bajar la velocidad y empieza otra tarea: maquillarse. Ahora es más fácil observarla, a la altura de Puerta del Sol se forma un cuello de botella y el tráfico es lento. La dama saca una brocha y se la pasa una y otra vez por ambos lados de la cara, sin dejar de mirarse en el retrovisor. Cambia instrumento, ahora se soba los párpados.

Al otro lado del puente de la Perimetral termina el enredo vehicular, pero detrás del Ford Explorer plateado pareciera que la congestión continúa, se han recorrido 4 km y demorado 20 minutos detrás de una conductora multitasking. Mientras la mujer pinta sus labios, el conductor de la parte posterior cambia de carril y nota que frente al Ford Explorer plateado, en realidad no hay carro alguno, ella venía bloqueando el tráfico durante todo el recorrido. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: