El uso de la Metrovía: una travesía llena de empujones y hurtos

- 04 de mayo de 2018 - 00:00

Son las 07:00 de un jueves. A esta hora la circulación en el sur de Guayaquil es intensa. Me dirijo con premura desde la ciudadela Los Almendros al paradero de la Metrovía, para abordar uno de los articulados para dirigirme a mi lugar de trabajo.

Me cuestiono por no haber salido más temprano, pues el paradero está lleno de gente, tan impaciente como yo, en llegar pronto a sus destinos.

Por la avenida Domingo Comín, sentido sur-norte, llega un articulado. La ansiedad invade a los usuarios. Todos queremos embarcarnos... es imposible: el vehículo llega al tope. Entre quejas y lamentos toca esperar el siguiente.

Pasan cinco minutos y llega otro... y la misma historia. No falta un desesperado que a empellones se abre paso en el tropel que se resiste a dar espacio. Sigo esperando. El calor y la humedad, propios de abril, torna insoportable la espera.

Por fin, al quinto intento (y articulado), ingreso. Cual ratón pulpero me escabullo entre la gente y busco una ubicación en medio del bus. Allí soporto el vaho de la respiración de quienes me rodean, no falta uno que otro pisotón, además del calor sofocante. En fin, toca viajar.

Después de 25 minutos llego al paradero de la Biblioteca Municipal (Pichincha y Sucre). En estampida me desembarco con un incontable número de usuarios que corren desaforados al siguiente andén, para tomar el articulado de Metro Bastión. Luego de diez minutos y ya con el tumulto a la espera y sin respetar la fila se aparca el transporte. En medio de empujones, gritos y apretujones, logro mi cometido. Al fin en el interior...

De repente, me lleno de indignación e impotencia: mi celular desapareció del bolsillo de mi pantalón. Maldigo al descarado “prestidigitador” que tan hábilmente hurtó mi teléfono. Mi mente está en blanco. Llego a mi destino con el fastidio de pensar que fui otra víctima de las tantas que usan este transporte, sobre todo en las llamadas horas pico. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: