La derecha busca reescribir la historia

- 19 de abril de 2018 - 00:00

Cuando no se puede borrar la historia, hay que tratar de reescribirla, dándole un sentido radicalmente opuesto al que fue en la realidad. Así trata de hacer la derecha latinoamericana respecto a los gobiernos progresistas de este siglo en el continente.
Después de la euforia de la propuesta neoliberal, que resolvería todos los problemas de nuestros países, reduciendo el Estado a su proporción mínima, promoviendo el dinamismo del mercado, vino la depresión por el agotamiento prematuro del modelo. No hay cómo contestar el éxito de los gobiernos antineoliberales, entonces hay que borrar ese tramo de la historia, descalificar sus personajes y hacer como si no hubieran existido.

Para que la historia (o, mejor el fin de la historia) siga su curso, para que el pensamiento único trate de imponer de nuevo sus verdades incuestionables y que el Consenso de Washington refuerce su carácter consensual. Para que gobiernos puedan aplicar los mismos esquemas fracasados, varios años después, como si nada hubiera pasado. Poniendo la culpa de su nuevo fracaso en los gobiernos anteriores, que solo sirvieron para eso: desviar la economía del buen camino.

No se discute el carácter de esos gobiernos, no se los compara con otros, porque la discusión sería muy incómoda. Se trata entonces de descalificar a los líderes que han comandado esos gobiernos. Todos populistas, irresponsables con el equilibrio de las cuentas públicas, corruptos. Basta con eso para borrar a sus gobiernos, a sus políticas sociales redistributivas, al prestigio de sus políticas externas soberanas, del apoyo popular que han tenido. No se trata de un debate histórico, político, económico, social, de ideas, sino simplemente de encargar al Poder Judicial, a la Policía, a los medios, de destruir sus reputaciones, acumulando sospechas, aunque nunca comprobadas.

Lula, Cristina Kirchner, Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, José Mujica, son descalificados, se intenta destrozar su imagen en el pueblo de sus países, para esconder que las víctimas del consenso neoliberal son las derechas latinoamericanas, que no logran construir alternativas de gobierno que no sean el retorno al modelo fracasado en América Latina y en todo el mundo.

Entonces hay que reescribir la historia, borrar períodos, líderes y gobiernos, para retomar la idea de que no habría alternativa a sus descaminos, que han producido las peores catástrofes por doquiera que gobiernan. (O)

Medios Públicos EP