El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.3/Dic/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

El café ecuatoriano renace, se reinventa, crece

07 de junio de 2015 00:00

El café es una de las bebidas más antiguas. Ecuador es uno de los 14 países en el mundo que, por sus condiciones geográficas y climáticas, permiten el cultivo y producción de 2 especies de plantas de café. Una es el Arábigo que produce café con tazas limpias, notas dulces, fructuosas, y con mayor acidez. La otra es Robusta que produce tazas más fuertes, poco aromáticas, ásperas y notas amargas.

Por otra parte, no todas las plantas de cafeto son iguales ya que están sujetas a diferentes influencias como suelos, altitudes y climas, pero también, porque las 2 especies se subdividen en algunas variedades que, dependiendo de sus particularidades, ofrecen un fruto diferente y registran cualidades organolépticas propias.

Los variados ecosistemas del Ecuador permiten que los cultivos de café se den a lo largo y ancho de nuestro territorio, llegando a cultivarse incluso en la región Insular. De hecho, 20 de las 24 provincias que conforman el país producen el grano.

Los cafés especiales: la nueva tendencia del mercado

La calidad de un grano de café está condicionada por una serie de factores, para empezar, las condiciones de su crecimiento y producción: el microclima donde está plantado, las características de la variedad, la forma en que la tierra y los árboles son tratados, la altitud, la composición del suelo, la sombra que reciben los cafetales, el tipo de recolección de la cereza y, por último, el tipo de proceso utilizado para tratar los granos como el método de desecación, eliminación de la humedad. En esta etapa las semillas quedan listas para meterlas en sacos y enviarlas a las factorías donde las limpian, clasifican y tuestan para que liberen todo su aroma. Esto determinará sus particularidades y su calidad.

Según estadísticas, cada año el mercado de los cafés diferenciados crece a un ritmo del 17%. La creciente demanda se explica por la tendencia actual de los consumidores hacia estilos de vida más saludables, el consumo de productos de calidad y compatibles con el medioambiente, por lo que el mercado cafetalero mundial apunta al desarrollo de un nuevo nicho, el de los denominados cafés especiales que tienen características únicas y que logran obtener calificaciones superiores a 80 puntos sobre 100, en catación (evaluación organoléptica mediante la técnica de cata o degustación profesional). Pero, solo el 20% de los cafés de la variedad Arábica que se cultiva en el mundo está considerado como café de calidad superior o café especial. En el Ecuador, se han identificado varias zonas con aptitud para la producción de este tipo de cafés. Una es al noroccidente del Distrito Metropolitano de Quito.

Basados en esta potencialidad, el Municipio, a través de CONQUITO, puso en marcha un proyecto denominado Café de Quito, con el fin de promover el consumo de los cafés especiales de la región noroccidental del Distrito a escala nacional, fomentar una cultura cafetalera en los capitalinos y, con la expectativa a futuro, de obtener una certificación de origen (D.O), representada con un sello “Q” que distinga al café de altura de esta zona garantizando la calidad del producto.

Semana del Café de Quito

Formar al consumidor y crear una cultura que valore la calidad en la taza de un café y que esta sea ligada a la identidad del país y sus regiones, es uno de los objetivos que se ha fijado CONQUITO. Para el efecto, promovió la realización de un singular evento gastronómico en donde el “Café de Quito”, fue el principal protagonista.

Durante 10 días, 17 locales, entre bares, restaurantes, cafeterías, heladerías y pastelerías, incorporaron a su oferta, platos y bebidas que tenían como ingrediente principal diversas marcas de café producidas en el noroccidente de Quito. Esto dio la oportunidad al consumidor de disfrutar de una experiencia directa con el producto, familiarizarse con las características de la región, y lo motivó a descubrir las cualidades organolépticas particulares del café de esta zona. La iniciativa tuvo una gran acogida y sirvió para vigorizar un vínculo entre todos los actores de la cadena productiva del café, desde la producción hasta el consumidor.

La calidad y variedad del café ecuatoriano se evalúa en el concurso La Taza Dorada

La historia de la producción cafetalera en el Ecuador ha tenido muchos bemoles y no ha estado libre de dificultades y tropiezos. Sin embargo, en los últimos años el fenómeno se ha ido revirtiendo.

El incremento de los precios en el mercado internacional, una mejor comprensión a escala local de la necesidad de diversificar y de explorar nuevos destinos, la alta demanda a escala mundial, el diseño de políticas gubernamentales orientadas a promover la agricultura y apoyar a los productores han sido más que positivas.

Hoy en día, a Ecuador le interesa producir con mejor calidad, diversificar, escudar a nuevos nichos y trabajar con el café orgánico. Por ello, basado en reglas y estándares internacionales y con el aval y apoyo de la Asociación de Cafés Especiales de América, se realiza en el país, desde hace 8 años, el concurso La Taza Dorada, un evento donde se constata la calidad del café ecuatoriano. Uno de los objetivos es promover la aplicabilidad de las buenas prácticas agrícolas y el reconocimiento económico para los caficultores, además de dar a conocer las cualidades distintivas y la excelencia de sus cafés.

Concurso La Taza Mejor Servida

Si bien en la preparación de una buena taza con café es primordial la calidad del grano, también es importante el conocimiento y la habilidad de quien lo prepara. Por tal razón y a fin de motivar la formación de baristas y evaluar, y premiar la calidad del servicio, desde hace 2 años se lleva a cabo el concurso La Taza Mejor Servida, evento que cuenta con el aval de la Asociación de Catadores del Ecuador, La Academia del Café y otros. (I)

Contenido externo patrocinado