Redacción Justicia


Dos casos fueron denunciados el fin de semana en Guayaquil. Las víctimas tienen entre 5 y 12 años.

Un grupo de exprivadas de la libertad mantiene un comedor para hijos de otros reos. Crearon “La Viandita”, un servicio de catering y alimentación.


José A., de 75 años, es el sospechoso de apuñalar a su esposa Jacinta Pilay, de 66 e incendiar la vivienda. La pareja dormía separada desde hace un mes.



Kerly, de cuatro años, fue encontrada muerta dentro de un saco, a orillas del río Zamora. El acusado confesó que cometió el asesinato por el odio que guardaba al padre de la menor.

Además tiene en su contra dos instrucciones fiscales y cuatro sentencias por diversos delitos. Su defensa confía en el beneficio de la cooperación eficaz.