Ecuador, 07 de Diciembre de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo

Para EE.UU., los medios eran tolerantes con la dictadura militar

Para EE.UU., los  medios eran tolerantes con la dictadura militar
13 de mayo de 2013 - 00:00

En los años 70, como parte de su trabajo diario, la Embajada de Estados Unidos en Ecuador vigilaba a los medios de comunicación nacionales, especialmente a los diarios y a los canales de televisión. 
Cuando había algún tema que pudiera afectar a sus intereses, la legación enviaba reportes de los editoriales a Washington, para que supieran qué pensaban o cómo se movía la opinión pública ante determinado conflicto.

Así consta en la reciente publicación de WikiLeaks que abarca 1.7 millones de cables diplomáticos estadounidenses escritos en todo el mundo desde 1973 hasta 1976. En el relato también aparecen las opiniones del embajador Robert Brewster sobre periódicos y canales.

En aquella época el país era gobernado por una dictadura militar: primero por Guillermo Rodríguez Lara y luego por el triunvirato encabezado por Alfredo Poveda.

Los medios más influyentes eran los periódicos y los todavía nacientes canales de televisión. La radio tenía su presencia, pero no era, al parecer, muy monitoreada por la Embajada. Los estadounidenses leían El Universo, Expreso, El Comercio, El Telégrafo y El Tiempo. Cuando había una noticia que les resultaba interesante la traducían al inglés y la enviaban al Departamento de Estado. Cuando ocurría un hecho importante, hacían lo propio con los editoriales.

Hay un cable (código 1974QUITO02601_b) que revela la opinión que tenía la Embajada con respecto a los periódicos. El 18 de abril de 1974 los norteamericanos reportan un incidente. Días antes, el canal 2 de Guayaquil (Ecuavisa) reportó sobre movimientos al interior de las Fuerzas Armadas para sacar del poder a Guillermo Rodríguez Lara.

Eso ocasionó la ira del Gobierno que envío a los militares a cerrar la tele emisora por “esparcir rumores”. El Telégrafo reportó en aquella época el hecho (ver fotos).

“Quito fue tomado por rumores de que el presidente Rodríguez había renunciado o había sido destituido de su cargo. Los rumores provinieron de una emisora de televisión de Guayaquil, ocasionando negaciones del Gobierno recogidas por todos los medios de comunicación. La estación de TV fue cerrada, presumiblemente de manera temporal, por difundir información falsa”, reporta la Embajada.

Al final de ese mismo cable, Brewster emite sus opiniones. “El presidente Rodríguez parece seguro,como nunca, en su posición, y durante los días pasados ha sido particularmente activo en visitar varias áreas afectadas por la sequía. Hay, asimismo, evidencias de que el 15 de abril la reunión de gabinete era completamente de rutina y en todo caso no es probable que disputas intramuros de los militares se hayan transmitido, en una reunión a la que también asistieron civiles. El daño más grave al Gobierno de este incidente puede resultar de su propio tratamiento insensible y torpe con los medios de comunicación que -sin duda para los estándares locales– han sido constantemente discretos, respetuosos y comprensivos al gobierno actual”, señala el embajador.

13-05-13-ACTUALIDAD-WIKILEAKS3En su conclusión, el representante norteamericano le reporta a Washington que los medios, en general, tienen un tratamiento favorable con la dictadura. El embajador teme que el cierre de Ecuavisa pueda resentir a todos los canales. Otro dato interesante aparece en un cable del 10 de febrero de 1975 (código 1975QUITO00989_b). “Durante el fin de semana pasado, tres periódicos ideológicamente diferentes publicaron editoriales que por la relativamente no polémica discusión sobre las 200 millas y la disputa pesquera, creemos que han sido inspirados por la política de alto nivel del gobierno ecuatoriano. Su tono coincide mucho con los esfuerzos específicos del Gobierno de que las incautaciones a barcos pesqueros no están relacionados con las sanciones por la Ley de Comercio”.

El cable hace un resumen de los editoriales de El Comercio, El Tiempo y Expreso. “Los puntos principales son tres, y los tres editoriales los recalcan de una u otra manera.

(A) Ecuador ha abrazado la tesis de 200 millas para proteger un recurso nacional, una actitud considerada justa y amparada por el derecho internacional, sin intención de apadrinar esta tesis.

(B) Un número creciente de países comparten esta posición, más recientemente, Estados Unidos, cuyo Senado, en su última sesión aprobó el acuerdo camaronero con Brasil de las 200 millas.

(C) Fuertes lazos comerciales y culturales entre Ecuador y los Estados Unidos son realidades de vida dictadas por la geografía y la economía, y cuanto más pronto se resuelva el conflicto pesquero con el permiso que hagan los pescadores de Estados Unidos a Ecuador, más pronto podremos volver a tener una relación normalmente productiva, que ha caracterizado a los dos países”.

En ese entonces la “guerra del atún” era uno de los ejes de la relación con Estados Unidos, país que no reconocía las 200 millas de mar territorial ecuatoriano y permitía a sus barcos pesqueros explotar los recursos en esa zona.

Otro incidente con los medios lo reporta la embajada el 3 de enero de 1976 (cable 1976QUITO00052_b). La dictadura había ordenado al canal 4 de Quito (Teleamazonas) sacar del aire un programa periodístico.

13-05-13-ACTUALIDAD-WIKILEAKS2Se trataba del espacio 23 horas, conducido por Diego Oquendo. La represalia se tomó porque el periodista analizó el intento de golpe de Estado denunciado por el Gobierno de septiembre de 1975.
La dictadura había prohibido a los medios referirse al tema. Oquendo hizo caso omiso en un resumen de fin de año, por lo que fue encarcelado.

La embajada hace el siguiente análisis: “Canal 4 de televisión y El Tiempo son propiedad del industrial ecuatoriano Antonio Granda Centeno, quien es poderoso y rico, representa el ala derecha del espectro político y ha estado en la oposición al gobierno de Rodríguez Lara. El Tiempo y Canal 4 han sido los principales canales de la oposición civil y su cobertura de noticias, a menudo, se ha exagerado y han sido dirigidas a socavar al gobierno de Rodríguez Lara. La Misión ha recibido informes, en al menos dos ocasiones anteriores, con respecto a advertencias del Gobierno a Granda sobre El Tiempo y Canal 4. Otros medios de comunicación han mencionado el intento de golpe desde la prohibición, pero ninguno tan extensamente ni crítico contra el Gobierno. Parece que el 1 de enero la paciencia del Gobierno llegó a su fin”.

Eso ocurrió en enero de 1976; al mes siguiente Rodríguez Lara fue derrocado por mandos militares encabezados por Alfredo Poveda, quien fuera su ministro de Gobierno y comandante de la Marina. Poveda encabezó el triunvirato militar, junto con Guillermo Durán Arcentales y Luis Leoro. Estuvieron en el poder hasta 1979, cuando el país retornó a la democracia con la elección de Jaime Roldós.

Contenido externo patrocinado