Drones se utilizan para eliminar cultivos de coca

- 26 de junio de 2018 - 00:00
Los drones fueros mostrados en un operativo simulado en el Municipio de Tolima por parte del ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas.
Foto: Ministerio de Defensa de Colombia

Estas naves ahorran gastos al gobierno de Colombia. Además evitan que los soldados estén expuestos a minas antipersonales en la zona fronteriza

El Gobierno de Colombia sumará esta semana diez drones a la flota tecnológica que usa para erradicar cultivos de coca en el país, que el año pasado aumentaron casi el 19%, informaron la semana anterior fuentes oficiales.

Los drones pueden trabajar sobre tres hectáreas cada hora y el costo de su operación es de 600.000 pesos (unos $ 205) por cada una de ellas, mientras que, si lo hicieran con avionetas, el valor asciende a 1,8 millones de pesos (unos $ 617).

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo a periodistas en la base de la Policía de San Luis, municipio del departamento del Tolima, donde se realizó una demostración de estos nuevos drones, que con esta tecnología se reduce el daño medioambiental.

“Tenemos en estos drones la mitad de la concentración de veneno que se usaba en los aviones, esa aspersión se hacía con alrededor del 45% de la mezcla con glifosato puro, acá hablamos de algo menos de 25 % de la mezcla”, agregó Villegas.

Añadió que también se aumenta la seguridad de los uniformados de la fuerza pública y erradicadores porque los cultivos de coca “tienen frecuentemente” minas antipersonales sembradas en sus alrededores.

Costos y beneficios
Los drones, que tienen un valor en el mercado internacional de entre $ 15.000 y 30.000, se emplearán desde esta misma semana en los departamentos de Nariño, Putumayo, Caquetá, Guaviare y en algunas zonas rurales de Meta. Estas áreas son fronterizas con Ecuador.

Esta nueva tecnología se suma al vehículo “La Oruga” que presentó la Policía en abril pasado con el que la institución trabaja en la erradicación de cultivos de coca en el municipio de Tumaco, departamento de Nariño.

Con estos elementos, Villegas agregó que el Gobierno pretende cumplir la meta establecida en el plan quinquenal 2018-2023 establecido con Estados Unidos para la erradicación de cultivos.

Las anteriores medidas se suman a otras tomadas por el Estado, la sustitución voluntaria, que según el presidente Santos ha sido adoptada por más de 100.000 familias, se trata de una “especie de amnistía” para los pequeños productores.

El pasado 14 de junio, el ministro reconoció que el total de hectáreas sembradas con cultivos ilícitos en Colombia creció el 18,81% el año pasado respecto a la cifra registrada en 2016. (I)    

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: