Politécnicas crean 'apps' que emplean planteles

- 16 de enero de 2020 - 19:23
Angélica Garcés, de 23 años, y Rosario Huilca, de 22, crearon el juego Plantas, que permite a los menores identificar y clasificar las especies de la flora.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

Proyecto MIDI-AM de la Espol, que emplea las TIC dentro de la educación, está nominado al premio de la Unesco que se entregará en marzo próximo.

Angélica Garcés, de 23 años, y Rosario Huilca, de 22, no son docentes ni estudian para serlo, pero pronto serán un aporte para la enseñanza de las próximas generaciones.

Las estudiantes de la Facultad de Arte, Diseño y Comunicación Audiovisual (Fadcom) de la Espol trabajan desde octubre de 2019 en el desarrollo de una aplicación educativa que será usada por los docentes como parte de su enseñanza a niños de inicial y otros grados.

Esta semana, un grupo de estudiantes del plantel Sagrada Familia de Nazareth, en la cooperativa Nueva Prosperina, empezaron a probar los avances de dos juegos.

La app, que lleva como nombre Plantas, consiste en un juego de cuatro niveles. Cada uno está diseñado para que el alumno identifique, clasifique y compare las diferentes especies de árboles que existen y su utilidad en la vida diaria.

El trabajo que las jóvenes realizan será parte de un nuevo capítulo de los libros digitales para la generación Z que impulsa el proyecto MIDI-AM de la Espol.

Precisamente, el objetivo es descubrir nuevas formas de educación para niños de 4 a 7 años que incorporen tecnologías en el proceso de enseñanza con la creación de producciones MIDI (Multimedia Interactivo Didáctico Infantil) y creación de aplicaciones móviles (AM).

El director del componente de vínculos del proyecto y profesor de Fadcom, Diego Carrera, explica que desde 2018 se empezaron a crear aplicaciones educativas. Hasta ahora se han creado 10 juegos didácticos, entre ellos: Seres, Animales, Escuela, Anibopi, Oye Cuentos, Ñami Ñam, Haani y Plantas, el más reciente de Angélica y Rosario.

Para su desarrollo, las politécnicas tuvieron que visitar los planteles y conversar con los docentes y los padres de familia. Con los profesores se mantuvieron reuniones para conocer sobre la asignatura que manejan para el buen empleo de las apps.

Además, cada proyecto -señaló Carrera- estuvo basado en otros trabajos, pero que se hicieron antiguamente en CD. En el proyecto multidisciplinario han participado alrededor de 70 estudiantes y 14 tutores.

Para él, si bien lo más visible son las apps, detrás de todo ese trabajo también está el estudio de las redes de internet, la investigación de expertos y las capacitaciones para que los procesos didácticos sean los adecuados con los niños, para que al final se verifique se ha desarrollado.

El proyecto MIDI-AM ha permitido que 2.104 alumnos de la unidad educativa fiscal Fermín Vera Roja (Bastión Popular), del centro de la Sagrada Familia de Nazaret (Nueva Prosperina), y la fundación Sonrisa Naranja (El Fortín) se beneficien con el empleo de las apps en las distintas clases que reciben en las aulas.

appsLos estudiantes de la unidad educativa Sagrada Familia de Nazaret, de la cooperativa Nueva Prosperina, probaron en las tablets el juego Plantas. Foto: William Orellana / El Telégrafo

Nominación al premio Unesco

MIDI-AM es uno de los candidatos al Premio Rey Hamad Bin Isa AlKhalifa que entregará la Unesco en marzo de 2020 por el empleo de las tecnologías de información y comunicación (TIC).

El premio que surgió en 2005 recompensa a las personas e instituciones que ponen en marcha proyectos destacados y que favorecen la utilización creativa de las tecnologías con el objetivo de mejorar la enseñanza, el aprendizaje y el conjunto de los rendimientos escolares en la era digital.  

“Es la primera vez que nominan un proyecto de Ecuador, lo que lo hace más histórico”, dice emocionado el docente Carrera. Agrega que lo más importante del proyecto ha sido el nivel de aceptación y de compromiso que ha tenido, sobre todo con los padres de familia.

Angélica manifiesta que les tomó por sorpresa conocer que el proyecto en el que participaban estuviera nominado a un concurso de gran magnitud. Para ella, este proyecto va más allá de una tesis. Representa algo que va a quedar para nuevas generaciones y permitirá mejorar la educación de niños que viven en sectores vulnerables.

Rosario ha podido comprobar que la aplicación complementa la enseñanza que los niños reciben en las escuelas. “Es de gran ayuda para niños, pero a la vez sirve como apoyo para los maestros y refuerzo escolar”.

Además de que puede ser usado dentro de los hogares para que los menores jueguen y compartan con sus padres. “Logramos que aprendan y se divierten de forma simultánea”, asegura Rosario. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP