Dos unidades educativas son "Guardianas de la Lengua"

- 11 de julio de 2018 - 00:00

Los centros de estudios fueron escogidos por el número de estudiantes y por estar ubicados en los dos cantones con mayor población indígena de Chimborazo.

Con la finalidad de fortalecer la Educación Intercultural Bilingüe, la provincia de Chimborazo cuenta con dos instituciones educativas bajo la modalidad de “Guardianas de la Lengua” que preservan y revitalizan las lenguas ancestrales.

Esta política, que fue lanzada en  2015 por el Ministerio de Educación, se inició en diferentes provincias del país, y en 2017 Chimborazo fue escogida para continuar con este proyecto que impulsa a sus estudiantes a continuar con su lengua materna.

El asentamiento del pueblo Puruhá es considerado además uno de los más grandes de las nacionalidades, de ahí que se busque la concienciación del uso del idioma quichua.

Las unidades educativas fueron escogidas por el número de estudiantes y por estar ubicadas en los dos cantones con mayor población indígena de la provincia.

Una de ellas, denominada Unidad Educativa Hualcopo Duchicela, se asienta en la parroquia Columbe del cantón Colta, cuya población, según el censo de 2010, es 90% indígena y en su mayoría habla quichua.

Mientras que la segunda es la Unidad del Milenio 27 de Febrero, ubicada en la parroquia Palmira, del cantón Guamote, con una superficie de 3 hectáreas y una inversión de  $ 3’266.852,20.

La infraestructura fue inaugurada en septiembre de 2017 y al momento registra 564 alumnos, en dos horarios: matutino y vespertino.

Además cuenta con 24 docentes de los cuales 14 son quichuahablantes; la metodología de Guardianes de la Lengua se basa en que los estudiantes reciban clases en su idioma materno.

“Aplicamos esto desde inicial hasta séptimo de básica. Nuestros estudiantes llegan desde las comunidades, en donde sus padres les hablan en quichua, por lo tanto nosotros fortalecemos en la escuela el idioma”, señaló José Jaramillo, rector de la Unidad Educativa del Milenio 27 de Febrero.

El funcionario resaltó la importancia de que se ponga énfasis en este proceso y que sea parte esencial de la educación. “En la malla curricular se exige que se aprenda el inglés y lo mismo debemos hacer con el quichua, un idioma que es nuestro”.

Adicionalmente, los maestros, en su totalidad, reciben capacitación cada tres meses en quichua con el objetivo de acercarse al alumnado y este vea la importancia de preservar tanto las costumbres como la lengua.

“Tenemos un calendario vivencial en el que anotamos las épocas de siembra y cosecha y celebramos cada fecha importante como los Inti Raymi que se festejan el 21 de marzo, 21 de junio, 21 de septiembre y 21 de diciembre; así toda la educación se enmarca en las tradiciones de los pueblos”, destacó Jaramillo.

En el marco de este proyecto también se valora la vestimenta, por lo que los uniformes de estas dos unidades educativas son la ropa típica de la zona: para las mujeres el anaco, la blusa y la bayeta, y en el caso de los hombres el pantalón, la camisa y en ocasiones el poncho rojo con negro, característico de la zona.

“Ecuador es privilegiado, solo en la zona 3 que abarca Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi y Pastaza, existen 14 pueblos y nacionalidades y es nuestra responsabilidad mantenerlas, que la migración deje de afectar las tradiciones y las lenguas por ello trabajamos en este tipo de proyectos”, indicó Carolina Báez, coordinadora zonal del Ministerio de Educación.

Lengua materna en peligro de desaparecer
La importancia de no perder la lengua materna se basa en estudios que demuestran que en Ecuador la migración de las personas a las grandes ciudades o fuera del país ha hecho que ya no se practique el quichua y otros dialectos.

Según registros del Ministerio de Relaciones Exteriores presentado en junio del 2017, en Ecuador aún subsisten 14 lenguas: quichua, waorani (waotededo), tsáchila (tsafiki), shuar, shiwiar, secoya, siona, cofán, chachi, epera, achuar, awa, andoa y zápara. Algunas de ellas están con tendencia a desaparecer, tales como la andoa y la zápara, ubicadas en la provincia de Pastaza.

Para el censo de 2010 ya no se registran personas que se identifiquen con la lengua materna andoa. Mientras que con la zápara existen apenas nueve hablantes. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: